Descubre que está embarazada tras un accidente y tiene que elegir entre su pierna o su bebé

Caitlin Conner, de 29 años, sufrió un accidente cuando se trasladaba en motocicleta junto a su esposo, Jaylon, a visitar a su familia.

Una conductora estaba usando su teléfono móvil cuando se cambió de carril e impactó contra ellos porque su visión estaba en la pantalla de su dispositivo.

“La luz del semáforo se puso verde y nos metimos en el carril izquierdo de una carretera de dos carriles. Ella no nos vio, lo que supimos después era que estaba enviando mensajes de texto mientras conducía. Comenzó a salir por el carril izquierdo y la vimos a punto de golpearnos”, relató Caitlin.

“Volé desde la parte trasera de la moto. Recuerdo rodar y patinar hasta que se detuvo. Me senté y miré mi pierna, mi tobillo izquierdo estaba hacia adentro”, continuó.

Cuando llegaron al lugar los servicios de emergencia, a Jaylon lo trasladaron a un hospital mientras que a Caitlin la llevaron uno diferente por vía aérea. Mientras tanto, les administraron medicamentos para el dolor y les tomaban muestras de sangre para someterlos a analíticas.

Los médicos determinaron que Caitlin tenía fracturas en sus pies y en la tibia distal, una arteria cortada y quemaduras por fricción por el deslizamiento que tuvo en el pavimento al salir de la moto.

La madre relató que lo último que le preguntaron antes de perder el conocimiento fue si estaba embarazada, ella respondió que no sabía, porque, aunque estaba intentando convertirse en madre las pruebas que se había hecho mostraban resultados negativos.

“Me desperté durante la noche con mi familia a mi lado, tratando de comprender cuánto tiempo había pasado. Mi pierna izquierda estaba en un fijador externo. La enfermera entró se alegró porque estaba despierta, me dijo: ‘queremos decirte que estás embarazada’”, relató.

Tras conocer que estaba esperando un bebé tuvo que ser sometida a seis operaciones reconstructivas para salvar su pierna, además, tuvieron que administrarle medicamentos para aliviar su dolor.

En las cirugías, los médicos volvieron a unir sus tendones y músculos, enderezaron sus huesos rotos y extrajeron un hueso de su cadera para llenar un agujero que había en su tobillo izquierdo.

Pero a pesar de los esfuerzos por reconstruir su pierna, Caitlin debía tomar una decisión: salvar el bebé que esperaba, o amputar su pierna.

Era imposible continuar con el embarazo y someterla a más operaciones para recuperar su pierna de los graves daños que sufrió.

Ante la diatriba, Caitlin decidió amputar su pierna izquierda por debajo de la rodilla y proteger a su bebé.

“Tan pronto supe que estaba embarazada, tenía a alguien más a quien cuidar, así que no me concentré en mí misma. Todo era sobre el bebé. Mi pierna no me definía como persona, pero mi hijo sí”, dijo la joven.

Después de someterse a la cirugía en la que amputaron su pierna se planteó como objetivo aprender a caminar antes de dar a luz a la niña que esperaba.

No era una tarea fácil para ella usar la prótesis con el aumento de peso y los cambios propios de un embarazo. El equilibrio de su columna vertebral estaba afectado. A pesar de las dificultades, no estaba dispuesta a rendirse y cuando nació su pequeña, a quien llamó Tinley, volvió a caminar.

La bebé nació saludable, pesando 3,62 kilos cuando habían transcurrido ocho meses desde el accidente.

Caitlin tuvo que aprender a caminar en cuatro oportunidades, la primera después de la amputación; la segunda después de que su columna cambiara por el embarazo; la tercera tras romperse la pierna en una caída, y finalmente después de dar a luz.

“El embarazo fue difícil. Estaba en la tienda de prótesis cada dos semanas intentando obtener una nueva porque su peso era irregular, bajaba y subía constantemente”, relató.

El amor que siente por su hija le da la fortaleza necesaria para seguir adelante. Se inscribió en clases de CrossFit y practica ciclismo, atletismo y natación.

“Comencé a hacer CrossFit porque necesitaba desarrollar músculo. Comencé a hacer la mayor cantidad de deportes posibles y me sentí atraída por los triatlones, la natación, el ciclismo, el esquí, el patinaje artístico y el boxeo”, dijo Caitlin.

Además, fundó una organización sin fines de lucro, “Be More Adaptive” que ofrece recursos para que las personas con discapacidad puedan practicar la disciplina que les guste.

“Nuestro objetivo es que el mundo sea un lugar más accesible, si unimos fuerzas, esos problemas que antes eran desalentadores pueden convertirse en problemas del pasado”, dijo Caitlin.

Su caso se ha convertido en una gran inspiración para muchas personas que se han tenido que enfrentar a situaciones similares y para recordarle al mundo la importancia de saber priorizar y ser agradecidos siempre. Compártelo.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!