Denuncia entre lágrimas a los culpables de que no pueda pagarles a sus 300 empleados

La pandemia de coronavirus que ha afectado todo el mundo ha dejado consecuencias devastadoras no solo por las pérdidas humanas y el colapso del sistema sanitario sino por la crisis económica.

Las medidas de confinamiento han paralizado varios sectores, se han perjudicado empresarios y ciudadanos que se han quedado sin ingresos económicos para pagar los gastos de sus necesidades básicas.

José María Alonso, es un empresario de Puebla, México que denunció a través de un vídeo que publicó en las redes sociales la dramática situación que vive después del robo de un contenedor lleno de mercancía con la que cubriría el pago del salario de 300 empleados.

La impotencia que sentía el empresario le impidió contener el llanto, el hecho ocurrió dos meses después de haber paralizado la producción de su empresa de veladoras (velas).

“Estoy muy molesto, muy molesto, amo mi país, amo todo lo que me ha dado y está lleno de gente buena, pero también de hijos de su p*ta madre, doy empleo a más de 300 personas, tengo una historia de la cual me siento muy orgulloso. Vengo desde abajo, desde vender hamburguesas y empanadas, en las esquinas y universidades para poder pagar mis estudios y ya estoy hasta la madre de la inseguridad, de vivir en un país sin ley”, dice parte del mensaje.

Asegura que está indignado por vivir en una sociedad en la que quienes se apegan a la ética y a los principios morales son los más vulnerables, “somos los más pendejos”, dijo.

Tras la interrupción de las actividades, José María reanudó la producción de su empresa e hizo un envío a uno de sus mejores clientes, pero después de ser víctima del robo no pudo cumplir sus compromisos.

Quiso desahogarse y contar su caso en el vídeo en el que no pudo contener el llanto. Relató que tras dos meses sin trabajar dependía de esa venta para pagar la nómina de sus empleados.

En su país, la inseguridad azota a gran parte de la población, las estadísticas de robos y otros delitos son alarmantes.

“¿Cómo vas a ser empresario? Es más fácil ser ratero, es imposible trabajar así”, dijo José María.

Su vídeo no tardó en hacerse viral generando una ola de comentarios en las redes, muchas personas se conmovieron con lo que vivió y le ofrecieron ayuda. Las escenas fueron reproducidas más de 41 mil veces.

El día siguiente, el empresario publicó otro vídeo en el que agradeció las muestras de apoyo que había recibido.

Mencionó a los que le ofrecieron ayuda económica, pero aseguró que declinó las ofertas y les pidió que ayudaran a su entorno más cercano donde seguramente también había familias con necesidades.

Su caso conmovió a muchos que esperan que se sensibilicen quienes son amigos de lo ajeno y comprendan que la manera de obtener lo que necesitan es trabajando desde la honestidad. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!