Explica con un emotivo mensaje cómo fue recibir en casa a su hermanito con Síndrome de Down

La mayoría de las personas que conoce a alguien con Síndrome de Down coincide en que sus cromosomas extra los convierten en seres tan especiales que inspiran a todos a su alrededor con su nobleza, solidaridad, inteligencia y buen corazón. Desde el año 2012 el 21 de marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, para crear conciencia sobre esta condición promoviendo la igualdad.

Recientemente se hizo viral el mensaje que una joven de 23 años le dedicó a su hermano con Síndrome de Down.

Cristina es la mayor de tres hermanos, Pablo tiene 20 y Arturo 15. “Si él no fuese quien es, yo no sería quién soy”, es parte de lo que le dijo Cristina a su hermano Pablo, su hermano con Síndrome de Down.

“No sé si siempre quise tener un hermanito o hermanita, porque tenía solo dos años y medio cuando nació Pablo, pero imagino que me parecería muy divertido jugar con alguien todos los días y seguramente lo veía como a un muñeco nuevo. Así fue como recibí a mi hermano Pablo, un niño con Síndrome de Down.

Mis padres supieron la noticia cuando nació, tres semanas antes de dar a luz los médicos notaron que tenía un problema en el intestino y les dijeron que había posibilidad de que tuviera una trisomía, pero no lo confirmaron hasta el nacimiento.

No recuerdo nada porque era muy pequeña, pero mi padre dice que en ese momento se le cayó el mundo encima, que dentro de toda su ignorancia y desconocimiento fue un bajón tremendo.

Cuenta que todo el mundo les ofreció su apoyo como si tratara de una noticia catastrófica, y él ahora, sabiamente, dice que el apoyo había que dárselo a Pablo, que es el que soporta las miradas ajenas llenas de ignorancia.

¿Cómo explicarle todo esto a una niña tan pequeña? Mi madre tenía un cuento con una familia de conejos en la que había uno que nació azul. Todo el mundo lo quería, pero era distinto, y así es como me hicieron comprender que Pablo era un conejito azul.

Para nosotros, Pablo ha sido el motor de lo que somos ahora. Él es la tranquilidad y el Feng-Shui de la casa. Él es una filosofía, ideología y actitud nueva. Es un cambio radical, siempre para bien. Él es todas y cada una de mis cartas de motivación para los trabajos a los que aplico, es mi forma de ver la vida, si él no fuese quien es, yo no sería quien soy.

Y así lo sabe el resto de la familia, él me ha enseñado el esfuerzo de las cosas, a luchar por lo que se quiere y que rendirse no es una opción.

La primera vez que noté esos valores fue cuando me preparaba para un examen de historia que tenía el día siguiente, me producía frustración esa materia.

En la hora de la comida bajamos todos a comer, Pablo estaba pelando una naranja y demoró diez minutos tratando de hacerlo, le dimos consejos y no paró hasta lograrlo, aunque se agobió. El día siguiente sabía pelar una naranja.

Confiesa que su hermano Arturo también ha cambiado con la presencia de Pablo, durante una etapa de su niñez reclamaba con celos a atención especial que recibía su hermano. ‘¿Por qué Pablo esto y yo no?’”.

Cristina asegura que antes respondía a cada comentario de la gente sobre las personas con Síndrome de Down, pero ahora ha aprendido a restarle importancia comprendiendo que muchas personas son ignorantes sobre el tema porque quizás no conocen a alguien con esa condición.

“Hay una situación que no se me olvidará nunca. Tendría 9 años y estábamos en un parque de bolas celebrando el cumpleaños de uno de mis amigos, Pablo estaba subiendo por los toboganes y cómo no lo hacía tan rápido nos turnábamos para ayudarlo.

Un grupo de niños de aproximadamente 12 años lo irrespetaron porque iba despacio y les impedía pasar.

Me enfrenté a ellos, pero se rieron de mí, así que todos nos unimos en defensa de Pablo.

Le pediría a la sociedad que pusiesen el camino más fácil a todas las personas que son o se sienten diferentes, todos nos podemos sentir mal cuando queremos coger un camino que no es convencional. Debemos comprender a aquellos que son distintos.

Facilitemos la diversidad, y disfrutémosla, y dejemos que todos lo hagan, porque en ese contexto ellos consiguen un logro gigante: ser uno más”.

GI

Comparte este mensaje que nos invita a promover el respeto, la tolerancia y la igualdad.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!