Cuenta el terrible primer día de clases que vivió su hermano de 14 años y las redes reaccionan

El primer día de clases puede ser una verdadera molestia para muchos, especialmente si el niño o joven se estrena en un nuevo instituto. El temor ante lo extraño y el tener que empezar desde cero el proceso de adaptación puede crear bastante estrés y justo eso fue lo que le sucedió a Caleb Wrenn, de 14 años.

Recientemente, este pequeño comenzó su secundaria en el Reidsville Senior High pero su primer día fue realmente difícil.

El pequeño decidió escribirle un mensaje de texto a su hermana Leal Edwards, que está en la universidad, en el cual le explicaba a detalle la situación.

«Me senté solo en el almuerzo y me perdí tres veces. Posiblemente, nadie será mi amigo porque soy muy pequeño», le dijo a su hermana Leal. 

Como un gesto de solidaridad con Caleb, la chica decidió compartir una captura de pantalla de la conversación a través de un tuit. Lo que Leal jamás imaginó es que este desinteresado acto conmovería no sólo a Caleb sino a miles de usuarios de la red social, quienes se encargaron de hacer viral la situación.

«Haz un retuit para hacerle saber a mi hermanito que es genial antes de que tenga que salirse del RHS», escribió Leal.

Al día siguiente, el mensaje había sido retuiteado por miles de personas y llegó a un estudiante de último año de Carolina del Norte, quien decidió hacer algo para cambiar la situación.

«Me sentaré con ellos hoy a la hora del almuerzo», escribió Timothy Thaxton.

Timothy, junto a otro grupo de compañeros de último año, decidieron sentarse en la misma mesa de Caleb y compartir con él en la hora del receso.

El chico fotografió el momento y subió una foto junto al nuevo estudiante para hacerle saber a la hermana que todo estaría bien con su hermano, pues estaban dispuestos a ayudarlo para facilitar su integración en la secundaria.

El compartir no sólo se dio en ese momento, sino que los chicos continúan acompañando a Caleb en el almuerzo y han estrechado lazos de amistad. Lo que comenzó como un gesto de solidaridad se ha transformado en una creciente relación.  

«¡No conocía a esos chicos antes de que esto sucediera y él tampoco! Ahora todos tienen el número de teléfono de mi madre y todos somos una gran familia. Realmente unió a nuestra comunidad «, dijo Edwards.

Desde la distancia, esta hermana pudo ayudar a su hermano en una situación difícil para él y todo gracias al generoso gesto y la disposición de Timothy y sus compañeros, quienes decidieron ser solidarios con el nuevo estudiante sin importar los paradigmas. No importa si él es menor y ellos van avanzados, lo que queda claro es que son jóvenes responsables y de buen corazón.

Nos encantan estos gestos que aunque simples marcan la diferencia. Comparte esta nota e invita a todos a ser parte del cambio ¡Los buenos siempre son más!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!