Cuenta cómo su bebé no pudo ni comer ni beber después de recibir el beso de un familiar

Katie Taylor, de 34 años, es de Sunderland, madre de una bebé de 10 meses llamada Lily y de otros dos hijos de 14 y 8 años. Decidió compartir su experiencia para alertar a otros padres sobre el peligro de que los niños pequeños reciban besos de sus familiares.

Lily contrajo el virus del herpes después de que un pariente la besara, las cepas del virus del herpes labial pueden ser extremadamente peligrosas en niños.

La madre notó que su pequeña tenía una mancha roja en la barbilla después de regresar de una reunión familiar el pasado mes de abril. La llevó al pediatra y este aconsejó que la mantuviera vigilada.

“Al principio pensé que la mancha podría estar asociada a la dentición, pero un día después había empeorado mucho así que volví al hospital”, relató Katie.

Los médicos le recomendaron usar un gel calmante para sus encías, les dije que se trataba de una infección viral.

“Tres días después de empezar con los síntomas Lily se despertó con muchas manchas en su boca y alrededor de su boca. Estaba tan mal que fuimos a urgencias y dijeron que era un herpes”, dijo la madre.

“No podía creerlo, siempre había protegido mucho a Lily porque perdí a un bebé y no quería que contrajera ninguna enfermedad que la pusiera en peligro”, contó Katie.

Ella presume que la bebé contrajo el virus a través del beso de alguien que estaba presente en la reunión familiar a la que asistieron.

Las llagas que Lily tenía en la boca y en su rostro desaparecieron semanas después.

“A su piel le tomó un mes recuperar la normalidad, aclarar el tono. Aunque no era mi culpa, me sentí avergonzada con ella en lugares públicos en los que la gente me miraba como si la hubiera descuidado”, dijo Katie.

Además, Katie contó que la bebé no podía comer. “Ella apenas comía porque era demasiado doloroso y tuve que usar una jeringa para darle agua. Fue horrible verla sentir tanto dolor”.

La bebé será propensa a sufrir herpes labial por el resto de su vida, y su madre dice que la hace sentir muy mal porque no fue su culpa.

El herpes labial es causado por la cepa del virus del herpes simple, HSV-1 que se presume que dos tercios de la población mundial padecen de acuerdo con información de la British Skin Foundation.

Cuando alguien contrae el virus transmitido por contacto de piel a piel, no hay manera de eliminarlo del cuerpo. En algunos casos los pacientes no presentan síntomas, mientras que en otros pueden tener llagas en los labios o en los ojos.

Los brotes generalmente desaparecen por sí solos en diez días, y se administran cremas o medicamentos antivirales para acelerar el proceso de curación.

Pero en los bebés, contraer el virus es extremadamente peligroso, incluso mortal. El sistema inmunológico de los neonatos no está desarrollado lo suficiente como para defenderse del virus, y este puede afectar a sus órganos vitales.

Katie comentó que si Lily fuera un poco más pequeña quizás no habría sobrevivido.

“Es difícil determinar quién le dio el beso y era portador del virus, pero ahora seré muy cautelosa sobre quién se acerca a ella para besarla, no quiero que esto vuelva a suceder. Me sentí como una mala madre al pensar que estaba fuera de mi control, las personas deberían pensarlo dos veces antes de besar a los bebés”.

Es muy importante que todos los padres conozcan esta información para prevenir una enfermedad tan peligrosa en los niños. Compártela.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!