«Creo que mi madre filtró los vídeos»

Una madre jamás podrá soportar que le destrocen el corazón a una hija. Es por eso que cuando en sus manos está poder evitarle un gran sufrimiento, especialmente por culpa del amor, hará lo que sea antes de que sea demasiado tarde.

Es el drama ante el que seguramente se enfrentó día a día Isabel Preysler, madre de Tamara Falcó, guiada por su sexto sentido, al saber lo que le esperaba a su hija si se casaba con Íñigo Onieva.

Bien dicen que una madre nunca se equivoca, y más vale hacer caso a su instinto aunque no lo entendamos, porque probablemente se lo agradeceremos de rodillas la vida entera.

España entera no se despega de la televisión para conocer todos los entretelones del escándalo de la infidelidad del diseñador de coches a su exprometida, Tamara Falcó Preysler, la marquesa de Griñón.

Tamara Falcó reaparece públicamente mientras atraviesa el más duro desamor que mantiene en vilo al país entero

Todos fueron testigos de la romántica pedida de mano del empresario, ya que la misma Tamara se encargó de compartirla con sus millones de seguidores en Instagram. Pero, a escasas horas de eso salía a la luz el escandaloso vídeo que demostraba la infidelidad descarada de Íñigo.

El joven exitoso fue más lejos aún negándolo todo frente a su entonces prometida y ante la prensa, dando declaraciones que realmente desconcertaron a los medios. Especialmente porque en ese punto, era imposible tapar el sol con un dedo, y «los cuernos» de la marquesa eran más que evidentes.

Finalmente, Íñigo, acorralado y avergonzado, tuvo que confesar su traición emitiendo una disculpa pública para su exprometida y toda su familia. Y aunque reconoció su infidelidad, aseguraba estar enamorado de Tamara.

El escándalo en pocas horas conmocionó a toda la prensa rosa, especialmente por tratarse de una de las familias más mediáticas de España. Y, porque, finalmente, gracias a que los paparazzi cumplieron su cometido, Tamara tenía al fin una prueba, más allá de las simples advertencias que le llegaban a diario de que su novio la engañaba.

Y ahora, la marquesa de Griñón vuelve a ser noticia, al tener la increíble valentía de comparecer ante los medios, dando declaraciones que dan mucho de qué hablar.

«Ha sido todo muy reciente, estoy un poco en estado de shock pero reconozco que estoy contenta de que haya salido ahora, porque al final si estas noticias hubieran salido estando casada o peor, con familia y tal, es que habría sido terrible…», declaró Tamara ante decenas de cámaras.

«Yo la verdad si no llego a tener esos vídeos… Decidí apostar por mi exnovio y lo llevé hasta que realmente vi que era verdad«, agregó.

Cuando le preguntaron qué siente por él, ella fue contundente: «El Íñigo con el que yo me he prometido no tiene nada que ver con ese Íñigo».

La marquesa ha asegurado que entiende que es «difícil de creer» que fuera ajena a las infidelidades: «Él se dedicaba a la noche pero yo siempre he creído que una relación tiene que darte libertad, y para mi la base es la confianza, entonces si a él le gustaba hacer estas cosas pues yo no tenía problema. Nunca pensé que estuviera abusando de mi confianza», aseguró.

En un momento, el periodista la hizo reflexionar sobre por qué si le habían advertido tanto de cómo era su exprometido, no hizo caso.

«Es que no puedes acusar de algo tan grave sin pruebas… Yo estaba enamorada», dijo Tamara, a la vez que confirmó que es imposible que vuelva con su ex.

«Para los cuernos soy muy cuadriculada, pero sumado a la mentira, ya era… El viernes por la noche él empezó a decir ‘puede que sea verdad’. Ahí dije ‘que sepas, me da igual que hayan sido seis segundos, como sea esto verdad esto se ha acabado'».

madre

Finalmente, dijo que por el cariño que le tiene a Íñigo no iba a ahondar más en el tema, pero que es evidente que le ha mentido a todo el mundo. Por eso quiso dar las gracias a todos los que la ayudaron buscando la evidencia que logró poner al descubierto a Onieva. Y de una manera categórica, concluyó:

«Creo que fue mi madre la que filtró los vídeos».

Aquí las declaraciones de Tamara Falcó:

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Revista ¡HOLA! (@holacom)

Con eso queda demostrado que Isabel Preysler tenía más que razones para no mirar con buenos ojos a Íñigo. ¡Una madre nunca se equivoca!