El impresionante caso del niño de 3 años que se convirtió en el apicultor más pequeño del mundo

Cooper es un niño de 3 años de Tennessee, quien con su corta edad está demostrando su pasión por las abejas. Su abuela, la apicultora Susanne Cooper, tiene varias colmenas en una granja cerca de Nashville donde ha llevado a su nieto y él se ha convertido en su apicultor asistente.

Las abuelas son maravillosas con sus nietos, les encanta compartir tiempo con ellos y demostrarle en todo momento su amor.

Así es Susanne Cooper, quien se dedica a la apicultura desde hace siete años y cuando su nieto Cooper nació esperaba con ansias a que creciera para poder llevarlo a conocer ese maravilloso mundo.


Así que cuando ya el niño tenía tres años le dio una enorme sorpresa al llevarlo por primera vez a su granja de abejas.

“Le conseguí su propia colmena, estaba tan emocionado. No podía esperar para empezar, construimos la colmena y luego la pintamos, la colocamos y pusimos abejas en ella”, dijo Susanne.


La mujer transmitió todo su amor por las abejas al pequeño que disfrutaba enormemente los días en la granja.

Pero lo que más atrapa su atención es la vida de las abejas dentro de la colmena. Le gusta mucho saber sobre los distintos tipos de abejas. Por eso, su abuela le mandó a hacer un traje especial para trabajar y así al mismo tiempo esté protegido de cualquier posible picadura.

“Él ama a las abejas obreras, le fascina que todas sean hembras y que mantengan la colmena limpia y salgan a buscar alimento. Definitivamente está muy interesado en ellas”, señaló Susanne Cooper.


Susanne espera que su nieto siga interesado en la apicultura mientras crece, para que esta afición se mantenga como una tradición familiar por mucho tiempo y ella pone todo su empeño en que así sea.

Cada dos semanas estos dos grandes compañeros de trabajo visitan la granja que queda a 25 minutos de su casa, y recolectan la miel para utilizarla de muchas formas, desde edulcorantes hasta productos hidratantes.


La amorosa abuela grabó un hermoso vídeo donde aparece al lado de Cooper con su traje blanco trabajando en la colmena. El niño se ve feliz cuando su abuelita le da a probar la miel directamente de la colmena.

“Yo también tengo un nieto de 5 años y le encanta ayudar con nuestras abejas, mi marido trabaja mucho y él es una gran ayuda para mí”, comentó una internauta.

Cuando se le pregunta a Cooper qué es lo que más le gusta de las abejas, responde con una sonrisa de inocencia y alegría en el rostro: la miel.

Good Morning America

Si duda, esta es una muestra de que podemos convivir con la naturaleza sin importar nuestra edad, siempre que nos conduzcamos con respeto y cuidado. Enhorabuena por la abuelita y su dulce nieto.

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos y fomentemos en los niños el amor por los animales y la naturaleza. ¡Aplausos a esta excelente abuela!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!