Connor, de 11 años nunca pensó que salvaría una vida mientras jugaba con arena en la playa

La curiosidad de los niños muchas veces es inquietante para los padres, sin embargo, sus resultados son geniales con la debida supervisión, especialmente cuando se trata de salvar una vida.

Connor Fitz-Gerald, un niño de once años se encontraba jugando con sus amigos en la playa Marina Dunes, cuando descubrió a Alyssa, una niña de cinco años que estaba completamente cubierta de arena porque se había caído sobre ella al derrumbarse el castillo que había construido.

Connor estaba tratando de construir un gran túnel cuando de pronto vio la espalda de la niña que sobresalía un poco de la arena y sin dudar comenzó a cavar alrededor donde pensó que podía encontrar su cabeza.

En cuestión de muy poco tiempo ya había desenterrado a la niña, quien ya había estado varios minutos enterrada. Los ojos de la pequeña princesa estaban todos cubiertos de arena.

Las niñas y los niños que se encontraban jugando cerca del área se impresionaron tanto que salieron corriendo asustados. Connor se quedó sólo con Alyssa que sin saber estaba al borde de la muerte.

Este audaz niño sabía que en ese momento estaba muy lejos para llamar a un adulto, tal vez podría ser muy tarde. La niña necesitaba ayuda inmediatamente, pensó Connor.

Connor cargó a la niña que estaba inconsciente y la trasladó a una zona plana. Alyssa estaba pálida y sin respiración por lo que el niño pensó que debía hacerle resucitación cardio-pulmonar (RCP).

Una vez que sintió su débil respiración corrió a llamar a un adulto, pero Tim Fitz-Patrick, el padre de Connor ya había notado algo extraño y corrió tan pronto se percató de lo que estaba pasando.

VER TAMBIÉN:  El nuevo papel higiénico "Trump" llegó al mercado con un importante propósito

El padre de Alyssa fue quien llamó a emergencias para solicitar asistencia.

Los paramédicos sólo tardaron en llegar unos minutos, sin embargo, ellos confirmaron que de no ser por la actuación de Connor las consecuencias hubiesen sido fatales. Alyssa no se hubiese salvado.

Este maravilloso niño de once años comentó que había aprendido esa técnica de resucitación en un show de televisión.

Los padres de Connor están muy orgullosos de la reacción de su hijo y la voluntad de querer ayudar a quien lo necesitaba.

La familia de Alyssa está eternamente agradecida con este pequeño héroe que supo cómo ayudar a su hija que permaneció minutos enterrada bajo la arena sin poder respirar.

Afortunadamente Connor fue capaz de ayudar a salvar la vida de la niña. Es importante el adiestramiento a temprana edad sobre técnicas de primeros auxilios. Aunque nunca se puede saber con exactitud cuándo de necesite es mucho lo que se pude hacer.

Wnews

La lección también es para los padres, es responsabilidad de ellos estar pendiente de sus hijos y velar por su seguridad para evitar accidentes que lamentar.

¡Comparte este estremecedor caso! Todos lo días van niños a la playa y corren el mismo peligro que Alyssa y lamentablemente no siempre está un Connor cerca.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!