Con más de 90 años se ha convertido en la persona más destacada de todo el gimnasio

Lloyd Black es un hombre de edad avanzada que se ha convertido en un verdadero ejemplo de lo que es tener disciplina para ir al gimnasio y mantenernos en forma.

El simpático abuelo se dio cuenta de que estaba presentando algunas dificultades para cumplir con el día a día de sus tareas domésticas y decidió que era hora de volver a hacer un poco de ejercicio.

Lloyd tiene actualmente 91 años de edad.

Se inscribió en el gimnasio Anytime Fitness y desde entonces no tardó en convertirse en un miembro muy especial. Muchos creerían que con su edad, Lloyd no cuenta con la energía necesaria. Sin embargo, el dulce abuelo se dirige al gimnasio y trabaja tan duro como cualquiera.

Lloyd vive en el estado de Alabama en los Estados Unidos.

Su principal objetivo era mejorar su resistencia y recobrar algo de fuerza. No fue tarea sencilla. Al comienzo tenía muchas dificultades para usar la caminadora.

Lo intentaba pero después de 10 minutos se sentía agotado y ya no quería continuar. Por suerte, nunca se rindió y ahora puede hacer más de media hora sin ningún problema.

Lloyd acude al gimnasio al menos tres veces por semana.

Hoy en día, Lloyd es un verdadero experto y comprende perfectamente cómo funcionan las diferentes máquinas del gimnasio.

Incluso se toma todo el tiempo que sea necesario para enseñar a los más jóvenes cómo realizar bien los diferentes circuitos. Ashley Seaman, la gerente del lugar, no tardó en darse cuenta de toda la energía de Lloyd.

“Nunca es demasiado tarde. Nadie puede decirte que estás muy anciano para ir al gimnasio”.

Se convirtió en Miembro Destacado del mes en enero del 2020 y desde entonces su historia se ha dado a conocer por todo el mundo.

Algo que llama la atención, es la peculiar vestimenta con la que Lloyd va al gimnasio. Siempre utiliza una cómodo mono de cuerpo completo para realizar sus ejercicios.

Lloyd ya lleva un año en el gimnasio.

Lo mejor de todo, es que Lloyd ha logrado cumplir sus objetivos. Ahora, cuando tiene que podar el césped de su enorme jardín, lo hace sin ninguna dificultad.

Sus problemas cardiovasculares también han mejorado muchísimo y está seguro de que seguirá formando parte del gimnasio a pesar de que no es su actividad favorita en el mundo.

“El gimnasio no es algo que necesariamente se disfruta, pero se siente bien haber cumplido con eso. Realmente trae muchos beneficios y eso es en lo que me quiero concentrar”.

Si alguna vez no encuentras la motivación suficiente para comenzar a entrenar, un simple vistazo a  la historia del dulce Lloyd podría cambiarlo todo. Esperamos que este dulce abuelo siga llevando una vida tan activa y saludable.

¿Qué opinas de toda la energía de Lloyd? Comparte esta nota para celebrar este caso tan único y maravilloso.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!