Comparte la rutina que adoptó para que su bebé lograra conciliar el sueño toda la noche

La llegada de un niño al hogar siempre es una gran alegría pero también puede convertirse en un gran caos. Especialmente por una razón: los recién nacidos duermen en cortos intervalos de tiempo mientras se adaptan a la rutina.

Todo padre sabe que durante los primeros meses la rutina puede ser agotadora, las noches se hacen sumamente largas y extenuantes. Es casi milagroso saber de un bebé que duerma toda la noche y este no fue el caso de Ginger Zee, una madre de dos, con un bebé de meses.

Ginger y su esposo Ben Aaron, se sentían agotados por las noches en vela desde la llegada de su bebé Miles. La pareja tiene un hijo mayor, Adrian, de 3 años, así que no podrían considerarse padres primerizos.

Sin embargo, el nacimiento de Miles los convirtió en una pareja de sonámbulos, aunque sólo por un par de meses.

Ahora, Ginger ha revelado su secreto para lograr que Miles durmiera toda la noche y seguro a más de uno le podrá interesar.

La mujer, que trabaja como meteoróloga, publicó su caso en Twitter y uno de sus seguidores le habló de la experta en el sueño, Dana Obleman.

“¡Mi trabajo es hacer que su bebé duerma toda la noche!”, se lee en el sitio web de la especialista.

La madre no lo dudo y decidió llamar a la Dra. Obleman. Según comenta Ginger, la especialista le hizo algunas preguntas acerca de su rutina. La madre había hecho todo cuánto había hecho con su hijo anterior, quien parece no haberle dado tanto problema para dormir.

Después estudiar el caso de esta familia, la profesional descubrió el problema: Miles estaba comiendo muy poco durante el día, pues los biberones de la noche le estaban quitando el sueño.

Este era el motivo por el cual, a sus 9 meses el niño aún no había creado una rutina del sueño.

Un bebé como el hijo de Ginger debía tomar entre 20-24 onzas de leche materna o fórmula, y completar con los alimentos sólidos. Pero Miles tomaba sólo 16, pues prefería los sólidos.

Además de esto, existía un poco de descontrol en cuanto a la hora del biberón.

Frente a esta situación, la Dra. Dana realizó una especie de rutina para Miles, que la meteoróloga decidió compartir:

“Darle de comer en cuanto se levante, esperar una hora y media, luego hacer los sólidos, [esperar] una hora y media y bajar para tomar una siesta matutina.

Lo ideal es tomar una siesta de 1 a 1,5 horas (esto nunca sucede). Al levantarse y prepararle otra botella. Repita el juego de espera. Almuerzo, siesta y botella. Después cena y una última botella antes de dormir. Idealmente totalizando 24 onzas”.

Si estos padres lograban ajustar el horario de las comidas de Miles al dado por Dana, el bebé dejaría de despertarse tanto durante las noches. Sin embargo, el proceso de adaptación no fue tan sencillo. La primera noche, Ginger podría darle a Miles sólo la mitad del biberón que acostumbraba darle al despertarse en la madrugada.

“Se despertó a las 2:30 am y le di cuatro onzas. Volvió a dormir hasta las 5:30 am. No estuvo mal.”, relató Ginger.

Pero la segunda y tercera noche fueron la prueba de fuego para estos padres. Dana advirtió que no debían darle nada de comida cuando despertara, sólo supervisarlo cada 10 minutos y dejarlo que llorara.

La idea era sacarlo de esa rutina y que el biberón de la noche se cambiara por el que recibiría a primera hora.

La segunda noche fue un golpe de suerte para estos padres, Miles despertó y pidió su comida pero al no recibir nada lloró por un momento y se volvió a dormir. La pareja hizo ruido, como se lo recomendó la especialista, pero el niño estaba profundamente dormido.

“La noche tres fue difícil. Se despertó a las 2:30 am y lloró. Difícil. Durante casi una hora. Fue una verdadera tortura, pero me seguí recordando que Dana dijo que esto sería bueno para todos a largo plazo”, reveló Ginger.

 

Miles sólo demoró una semana en adaptarse a su nueva rutina. Pensar que estos padres sufrieron tanto por varios meses, debido a una rutina inadecuada y la solución parece haber sido sencilla.

Pero nadie nace aprendido y la paternidad resulta un aprendizaje continuo, lo importante es que Miles empezó a dormir con normalidad y está familia se encuentra bien y descansada.

Comparte esta nota, estos pequeños trucos podrían ayudar a otra familia para que su bebé duerma toda la noche. Sé generoso e informa a otros padres sonámbulos y en aprietos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!