Comer patitas de pollo tiene extraordinarios beneficios para la salud y la piel

Las patas de pollo están constituidas básicamente por tejido conectivo: piel, tendones, cartílago y huesos, todos estos componentes tienen grandes nutrientes que aportan vitaminas y minerales elementales para el buen funcionamiento del organismo.

Según expertos en nutrición, una porción de patas de pollo equivalente a 70 gramos puede proporcionar:

Calorías: 150

Proteína: 14 gramos

Grasa: 10 gramos

Carbohidratos: 0,14 gramos

Calcio: 5% del valor diario (DV)

Fósforo: 5% del VD

Vitamina A: 2% del VD

Folato (vitamina B9): 15% del VD

Aproximadamente el 70% del contenido de las patas de pollo es colágeno, una proteína que se destaca por su función para aportar fuerza y resistencia a la piel, tendones, músculos, huesos y ligamentos.

Asimismo, las patas de pollo son una fuente de ácido fólico (vitamina B9), que ayuda en la síntesis del ADN previniendo anomalías congénitas en el embarazo.

A pesar de que tienen una cantidad considerable de grasa en la piel, esta suele reducirse al cocinar. Algunas personas optan por freír las patas o servirlas en salsa y estas formas de preparación aumenta los carbohidratos, las grasas y calorías.

Estos son los beneficios de consumir patas de pollo:

1.- Aportan colágeno:

Las patitas de pollo contienen un alto nivel de colágeno, son ideales para combatir el dolor articular, disminuir la osteoartritis y la artritis. También mejoran la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas.

2.- Mejoran el aspecto de la piel

La alta cantidad de colágeno que poseen mejora el aspecto de la piel, la hidrata y le da mayor elasticidad.

También se ha comprobado que el colágeno reduce la formación de arrugas y protege la piel de los rayos ultravioleta.

El colágeno hace que la piel esté hidratada, libre de aspereza, tenga elasticidad y densidad, lo que también favorece a la cicatrización de heridas y el envejecimiento.

3.- Controlan el nivel de azúcar en la sangre

Las proteínas que contienen las patitas de pollo mejoran los niveles de azúcar en la sangre, estimulan la hormona que produce la insulina y favorecen a la salud cardíaca.

Diversas investigaciones han comprobado que las proteínas de las patas de pollo benefician el control de los niveles de azúcar en la sangre estimulando el péptido 1, similar al glucagón (GLP-1). Este es una hormona que cumple la función de activar la producción de insulina.

4.- Reduce el dolor en las articulaciones

Gracias a su alto contenido en colágeno las patas estimulan la regeneración natural de los tejidos reduciendo los síntomas de afecciones como la osteoartritis, la cual desgasta o rompe el cartílago haciendo que los huesos se froten entre sí causando dolor, inflamación e incluso afectando la movilidad.

Según algunas investigaciones médicas la dosis de colágeno derivada del cartílago de pollo reduce el dolor, la rigidez y la disfunción física de la osteoartritis de rodilla.

5.- Minimiza los afectos de la pérdida ósea

El consumo de patas de pollo mejora la formación y densidad ósea, el colágeno es un componente importante de la masa ósea.

6.- Mejora la salud cardíaca

Las venas y las arterias tienen colágeno, así como elastina, por eso el consumo de patas de pollo es una excelente opción para aportar elastina y colágeno y prevenir la aparición de enfermedades cardíacas.

Es importante lavar las patas de pollo antes de consumirlas, se recomienda hervirlas, desechar el agua y proceder a la preparación de la receta.

En el siguiente vídeo, hay una receta para preparar un caldo con patas de pollo.

También existe la opción de licuar la mezcla y consumir una crema, en caso de que a alguien no le agrade la presentación de las patitas.

Comparte esta útil información, muchos desconocen las grandiosas propiedades de este alimento.