Le dijeron hace 5 años que le quedaba poco tiempo y sube al escenario con su tanque de oxígeno

Las cuerdas vocales son una parte vital del cuerpo de un cantante. Cualquier daño puede repercutir en sus tonos empañando su voz y su carrera artística.

Sin embargo, una cantante de Nueva York ha demostrado superar cualquier barrera cuando se canta desde la pasión. Esta joven canta a pesar de haber sufrido la parálisis de sus cuerdas vocales y estar conectada a una bomba de oxígeno debido a una particular enfermedad.

Chloe Temtchine, de 35 años, empezó a cantar cuando sólo era una niña de 6 años. En el 2009 Chloe ya había debutado con su primer álbum y todo parecía marchar bien en su vida personal y profesional.

No obstante, su mundo dio un giro inesperado cuando fue diagnosticada con una extraña enfermedad arterial que la había dejado prácticamente de desahuciada. Cinco años después de su diagnóstico, esta cantante confiesa cómo ha podido seguir cantando con su bomba de oxígeno a un lado.

En el 2013 Chloe fue llevada a emergencias por una insuficiencia cardíaca. La joven había estado sufriendo algunas dificultades respiratorias que le habían sido atribuidas a una aparente gripe. No obstante, el día en que visitó la sala de emergencias los médicos le diagnosticaron a hipertensión pulmonar.

Durante años la joven había recibido diagnósticos errados y su condición había sido dejada de lado. En el momento de ser diagnosticada, la enfermedad se encontraba muy avanzada y los médicos terminaron prácticamente por desahuciarla.

Estos atribuyeron lo grave de su condición a no haber recibido un tratamiento a tiempo y dijeron que tenía pocas probabilidades de vida. Aunque, ni a ella ni a su familia se le informó sobre cuánto tiempo le quedaba, los médicos dejaron claro que lo más conveniente sería continuar en el hospital.

“Cuando finalmente me diagnosticaron, mis presiones pulmonares eran tan altas que no se podía hacer nada”, dijo Chloe.

A pesar del pronóstico, la cantante decidió luchar por su vida. Chloe es de padre francés y su madre es australiana y estadounidense. Asegura que se aferró a sus valores familiares y a su fortaleza espiritual para no rendirse.

Desde el 2013 decidió regresar a la Iglesia Budista a la cual asistía cuando era niña. En ese lugar conoció su amor por la música, gracias a los coros de góspel. En ese punto de su vida decidió regresar a su infancia para encender nuevamente su sueño de cantar.

“Poco después de ser diagnosticada, tomé la decisión de que iba a hacer todo lo posible para ayudar a mi cuerpo a sanar. Siento que este diagnóstico me está enseñando las lecciones más valiosas que podría aprender”, confesó Chloe.

El amor por la música ha sido el mayor impulso para Chloe, quien se sube al escenario con su tanque de oxígeno a un lado. Debido a su condición, la mujer no sólo respira con ayuda de la bomba, sino que ha sufrido parálisis en una de sus cuerdas vocales como resultado de la causa subyacente de su hipertensión pulmonar.

Chloe se ha sometido a varios procedimientos cardíacos, como diversas cateterizaciones del corazón y dos intervenciones para reparar sus cuerdas vocales paralizadas.

Durante su última cirugía se le colocó un implante detrás de la caja de la voz para producir sonido. Por lo general, la condición de Chloe es controlada por medio de medicamentos pero la demora en su diagnóstico la llevaron a vivir bajo estas extremas condiciones.

A pesar del panorama, la cantante se aferra a su espiritualidad y modo de vida sana para canalizar su proceso de recuperación. Aunque las consecuencias de su condición sean irreversibles, Chloe apuesta por mantener su equilibrio emocional para ayudar a su cuerpo a sanar.

“Me aseguro de mantener mi mentalidad en el lugar correcto y elijo no escuchar cuando me dicen que mi condición empeorará. Escribo mi música y actúo: cuando estoy creando, puedo vivir en un mundo en el que no existe la hipertensión pulmonar”, explicó Chloe.

MDW Features

Por lo regular, la presión pulmonar normal debe estar por debajo de 25 mmHg y las presiones de 50 mmHg se consideran severas. En el caso de Chloe, su presión estaba en un aterrador 180mmHg en el momento de su diagnóstico.

Aun así, después de cinco años de haber sido desahuciada, esta mujer sigue cantando con mayor pasión y hasta se atreve a bromear sobre su condición. Chloe ha apodado a su tanque de oxígeno como Steve Martin, y siempre la acompaña en cada escenario y segundo de su vida.

Chloe encontró el modo de superar su trágico panorama y seguir luchando por su sueño. Comparte su inspiradora historia y sé portavoz de esta gran guerrera ¡Que las adversidades no impidan nunca ir detrás de los sueños!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!