El estremecedor caso de Charlene, una niña asesinada para usar su cuerpo en carne de Kebab

Usualmente, cuando los adultos quieren lograr un buen comportamiento de los niños, suelen acudir a los cuentos en los que aparecen monstruos que te comen y brujas que te hechizan. En alguna ocasión puede funcionar el cuento de que si te portas mal, “viene un monstruo a comerte”. Jamás imaginarías que podría pasar en realidad un crimen tal horrible.

Pero esto, que puede sonar tan poco creíble, es la pesadilla que tuvo que enfrentar la familia de Charlene Downes, una niña de 14 años cuando al declararse desaparecida, se presumió que fue asesinada por un hombre, que había picado su cuerpo para ser usado como carne de kebab.

Esto sucedió en 2003 y un hombre de 51 años fue arrestado como sospechoso y se encuentra bajo custodia.

No se ha encontrado ningún rastro de ella, pero se ha alegado que su cuerpo fue cortado en carne de “kebabs”.

El mes pasado, sus padres, Karen y Robert, prometieron demandar a la policía de Lancashire después de haberse puesto en evidencia imágenes de sus últimos movimientos.

“Ofrecen una recompensa de más de 100.000 euros  por información que conduzca a la detección de su asesino o asesinos”.

La investigación ha sido catalogada como una de las más largas en la historia de Lancashire Constabulary. Un juicio por homicidio de 2007 se derrumbó debido a errores de la policía y un organismo de control determinó que los errores de la fuerza policial presumieron que el asesino nunca podría ser encontrado.

La policía publicó imágenes de Charlene caminando en la ciudad costera a principios de este mes. Y el año pasado, un equipo revisó la investigación y descubrió imágenes de Charlene caminando con su hermana Rebecca el día en que desapareció.

VER TAMBIÉN:  Una niñera dejó que su novio golpeara salvajemente a un niño de 1 año durante cuatro días

Hace unas semanas, su madre dijo que si se hubiera mostrado esa evidencia más cerca del momento en que desapareció podría haber dado pruebas vitales de testigos.

Ella se enfureció: “Es increíble que hayan tenido ese material durante todos esos años y nunca lo hayan usado. Es una desgracia absoluta y un insulto a la memoria de mi hija muerta”.

Estoy absolutamente disgustada. Cada día sigue siendo un infierno vivo”.

Y en lugar de ayudarme, la policía esconde información, nunca me dicen nada y parecen decididos a mantenerme en la oscuridad.

Karen dijo que está buscando una disculpa pública por los daños ocasionados y la negligencia en la investigación.

Los hechos habían sucedido de la siguiente forma:

El 1 de noviembre de 2003, alrededor de las 3:35 pm Charlene fue vista en imágenes de CCTV cruzando la carretera en el centro de la ciudad. A las 19:15, su madre le dio un beso a Charlene después de chocar con ella y su hija le dijo que iba a la galería, pero que no llegaría tarde.

Se encontró con su amiga y caminaron hacia el bar Carousel en North Pier.
A las 9:03 pm Charlene fue supuestamente vista fuera de un bar de Blackpool con una mujer que llevaba una capa negra.

El 2 de noviembre de ese año, la familia de Charlene la denunció como desaparecida cuando no pudo regresar a casa.

Pero no fue hasta 2006, tres años después, que la policía aseguró a la familia de Charlene que fue asesinada y que el caso ya no era una investigación de una persona desaparecida.

En 2007, el trabajador de la cadena “Funny Boyz Kebab”, Ilyad Albattikhi, era absuelto del asesinato de Charlene y su co-acusado Mohammed Reveshi fue absuelto de ayudar a disponer de su cuerpo.

VER TAMBIÉN:  Apuñaló a un canguro y le cortó la garganta mientras su amigo se reía grabando un video

Pero un nuevo juicio planeado en 2008 fue abandonado debido a la falta de pruebas y los errores forenses. Los dos hombres recibieron casi 279.000 euros como compensación.

Las grabaciones secretas en las que alguien aparentemente oyó decir que el cuerpo de Charlene había “sido cortado en kebabs” fueron encontradas más adelante para resultar defectuosas debido a su manejo.

La calidad de las grabaciones encubiertas fue criticada durante el juicio por los abogados de la defensa como “pobre”, y con confianza “baja”, por la inexactitud de las transcripciones.

Una revisión del caso concluyó que el equipo investigador fue culpable de un fallo estratégico y táctico en la gestión del material encontrado.

Dos oficiales más tarde se enfrentaron a un proceso disciplinario sobre el caso, pero demandaron a la fuerza policial, alegando que eran chivos expiatorios por las fallas de sus jefes.

En 2011, los oficiales que investigaban la desaparición de Charlene, descubrieron que al menos 60 colegialas fueron preparadas para tener relaciones sexuales en restaurantes de comida rápida, en Blackpool.

Daily Mail / Mirror.co

Oficiales de la policía de Lancashire han tomado más de 4.800 declaraciones de testigos y seguido 10.500 líneas de investigación, un hombre arrestado, pero el caso sigue sin resolverse.

Un caso espeluznante y realmente lamentable que las autoridades no hayan llevado el caso con la profesionalidad que lo amerita. Una familia desesperada, pero sobretodo indignada por la negligencia de las únicas personas que pueden ayudar a descifrar con los autores del crimen.

Comparte esta estremecedora noticia, esperamos que la verdad salga a la luz.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!