Se roba una avioneta para vengarse de la infidelidad de su esposa pero todo le sale muy mal

Charl Viljoen, un piloto de Botsuana, país que queda al sur de África, después de sostener una fuerte discusión con su esposa mientras compartían en una fiesta, salió del sitio y secuestró un avión privado que posteriormente estrelló contra un club de un aeródromo cerca de la ciudad de Gaborone, donde el presumía que estaba su mujer.

De acuerdo a lo informado en el portal The Citizen. El piloto de los servicios aéreos de Kalahari había asistido a una fiesta en la casa club, donde se produjo un desacuerdo con su esposa.

Testigos del hecho sostienen que Viljoen tuvo una actitud inadecuada, por esta razón los invitados le exigieron que se retirara de la fiesta, y él accedió pero con un plan que tendría un desenlace fatal.

El incidente ocurrido en Gaborone, capital de Botsuana no fue un hecho fortuito, sino más bien planificado por el piloto.

Video Part 2:Plane crash/suicide in Botswana. A pilot was attending a function and had an altercation with an individual. He then proceeded to get his aircraft and fly it into the function. Full details on injuries etc…. are still incoming and we will update once we have it.

Publiée par Suburban Control Centre sur Dimanche 24 mars 2019

Viljoen, quien desde octubre del año pasado trabajaba para Kalahari Air Services, con sede en Botswana, se dirigió a los hangares desde donde llamó a uno de sus amigos, que aún seguía en la fiesta, para saber en qué lugar exacto se encontraba su esposa.

Al finalizar la llamada, el sujeto robó un avión bimotor King Air y salió en vuelo, pasando rasante sobre la pista de aterrizaje donde permanecían algunos invitados de la fiesta, los que dejaron registro audiovisual de la situación.

Ahí, estrelló el avión, destruyendo la torre de control y al menos 13 vehículos que estaban estacionados en frente, terminaron quemados y prácticamente convertidos en cenizas. Los bomberos llegaron demasiado tarde, por lo que era poco lo que se podía ya hacer.

Afortunadamente, no hubo víctimas que lamentar entre los invitados, todos pudieron sobrevivir, aunque Viljoen fue declarado sin vida mientras era trasladado al hospital.

Suburban Control Centre Facebook/Captura de pantalla

Testigos mencionaron que en el lugar se encontraba un número considerable de niños. Casi 50 personas corrieron peligro de perecer por la irresponsabilidad de un hombre que llevado por la ira destruyó su vida poniendo en riesgo la de muchos otros.

La infraestructura del aeródromo de Matsieng así como las instalaciones del club quedaron totalmente destruidas.

Un oficial adjunto de relaciones públicas del Servicio de Policía de Botswana Cerca de Bagali confirmó que la policía junto con el equipo de la Autoridad de Aviación Civil de Botswana continúan con las investigaciones.

En las redes sociales se pueden observar las imágenes que muestran las instalaciones totalmente destruidas y la magnitud del accidente.

Hechos como estos son lamentables y dejan una gran enseñanza en cuanto a la importancia de manejar adecuadamente las emociones. Comparte esta venganza fatal, que pudo ser mucho peor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!