Celebra su primer año a pesar de nacer del tamaño de un centavo y sin esperanzas de sobrevivir

La vida está llena de milagros, sólo es necesario estar atento para encontrarlos y asombrarse ante ellos. Uno de estos milagros le sucedió a Evans y a Kym, quienes tuvieron una bebé que nació prematuramente y tenía pocas probabilidades de sobrevivir, pero recientemente cumplió su primer año y para celebrar Evans le propuso matrimonio a Kym.

Isabella nació el 15 de junio de 2008, en Gran Bretaña, la bebé nació teniendo apenas 24 semanas de gestación, y pesaba menos de un kilogramo, así que oficialmente se convirtió en la bebé más pequeña de Gran Bretaña.

Isabella solo pesó 700 gramos


Cuando nació Isabella sus manos eran del tamaño de un centavo, los médicos que atendieron a Kym en el momento del parto tuvieron que realizar una delicada cesárea para que ella pudiera nacer sin tantas complicaciones.

Debido a su condición, Isabella tuvo que ser sometida a dos operaciones para poder sobrevivir, una de ellas fue una cirugía de intestino, las expectativas de que saliera con éxito de esa operación eran sólo del 5%, por fortuna lo logró, aunque pasó los seis primeros meses de su vida en el hospital.

“Su primer año de vida no sólo es la celebración de su nacimiento, también celebramos su sobrevivencia y la oportunidad que nos dio de convertirnos en una familia, ya sólo nos falta una cosa para lograrlo”, declaró Evans.

Es por esto que Evans eligió la primera fiesta de cumpleaños de su pequeña para pedirle matrimonio a Kym: se arrodillo ante ella, le hizo la esperada pregunta y se comprometieron ante los familiares y amigos que los acompañaban en la fiesta.

“Necesite mucho valor para atreverme a pedirle matrimonio a Kym, estaba muy nervioso, por suerte ella aceptó y estoy realmente ansioso de que por fin se convierta en mi esposa”, declaró Evans.


Kym e Isabella aceptaron gustosas la propuesta de Evans, así que los tres procedieron a celebrar el cumpleaños de la pequeña y la vida futura que les espera ahora que se convertirán en una hermosa familia, además les agradecieron a los asistentes que llenaron de regalos y abrazos a Isabella.

“Estoy muy orgulloso de mi hija, y me siento afortunado cada vez que la miro, es la mejor hija que pude haber tenido, no puedo ser más feliz”, declaró Evans.

Sin duda esta historia demuestra que la fortaleza, la unión y la paciencia pueden lograr todo, bien por Isabella y por sus amorosos papás.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y mantén siempre la esperanza, aunque todo parezca desalentador.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!