Celebra su fiesta de quinceañera a los 45 años para cumplir su sueño

Para muchas jóvenes es un gran sueño celebrar su fiesta de quince años, les hace mucha ilusión cumplir con la tradición que existe en muchos países sobre presentar a las adolescentes en la sociedad.

Generalmente utilizan ese día un vestido soñado al estilo princesa mientras hacen un baile especial con su padre o las personas importantes para ella. Sobre todo, en países de Sudamérica se celebra esta fiesta cuando las jóvenes se convierten en quinceañeras para representar la transición de su infancia a la vida adulta.

Lorena del Carmen Navarro siempre había soñado con su fiesta de 15 años, pero no había podido hacerlo realidad porque su familia no tenía los recursos económicos necesarios.

Hasta que tres décadas después, sus seres queridos la ayudaron a cumplir ese anhelo que albergaba su corazón.

Saúl Ramírez Navarro, hijo mayor de Lorena, difundió en las redes sociales las imágenes de la celebración y un relato que ha conmovido a miles de personas.

“Mi mamá no tuvo una fiesta cuando cumplió 15, así que la celebró a los 45. Miren lo feliz que se ve”, dijo el chico.

La publicación no tardó en hacerse viral, ha recibido muchos comentarios de quienes admiran que Lorena haya podido celebrar su fiesta a pesar de que hubiese pasado tanto tiempo.

Lorena intentó celebrar sus quince años cuando cumplió 30, pero como estaba embarazada, resultó complicado. En esta oportunidad, no había nada que obstaculizara su plan de convertirse en una quinceañera.

Así que utilizó su vestido de princesa, una tiara, y bailó el típico vals en un salón en compañía de su familia y amigos.

Saúl aprovechó su talento como músico para dedicarle una canción a su madre tocando su guitarra. Una de las tradiciones de la fiesta de las quinceañeras es que la joven reciba un regalo como símbolo del comienzo de su juventud.

Suele ser un calzado muy elegante que sustituye a una zapatilla deportiva o unas bailarinas, también se estila obsequiarle una muñeca.

Pero a Lorena le dieron sus hijos un andador para personas de la tercera edad, quisieron jugarle una broma por su celebración tan tardía.

“Ver a mi madre tan feliz fue la mejor sensación”, dijo Raúl.

Lorena comentó que se sintió muy complacida de disfrutar ese día especial, tanto como si tuviera 15 años en lugar de 45.

Twitter / Saúl Ramírez

Con su gesto le demostró al mundo que nunca es tarde para cumplir un sueño que se haya quedado en el corazón. Compártelo.