«Casi vomito” – Cuando cortó el pastel de cumpleaños de su hija encontró lo peor

Para cualquier madre celebrar el primer aniversario de vida de un hijo es un asunto bastante especial. Por eso más de una demora meses planificando cada detalle de ese gran día, por eso un detalle inesperado podría amargar su celebración, más aún si se habla de un pastel de cumpleaños que no resultó como se deseaba.

Cualquiera puede haber oído de un pastel no muy agradable, quizás mal decorado o con mal sabor pero lo que atravesó Jamie Hogan parece no tener comparación

Esta madre de Campbelltown, Autralia, se llevó la sorpresa de su vida al ver lo que había debajo del hermoso glaseado que decoraba el pastel de su hija.

Jamie adquirió el postre en Michel’s Patisserie en el Picton Mall para cantar cumpleaños a su pequeña el pasado 21 de febrero pero tristemente el asunto no fue como esperaba. Al cortar el pastel, la madre se percató de que una el bizcocho tenía un tenue color oscuro.

Aunque no tenía mal olor, el hermoso pastel de vainilla se encontraba podrido por dentro.

El moho había consumido todo el bizcocho y ese era el causante del extraño color que tenía el postre en su interior.

Por fortuna Jamie se percató a tiempo del asunto y ninguno de sus invitados llegó a comer del pastel descompuesto, de lo contrario no sabemos qué pudiese haber sucedido.

Indignada por la situación, la madre decidió compartir su experiencia a través de una publicación en Facebook que rápidamente se hizo viral.

“Cuando corté el pedazo del pastel, se rompió por completo como si nada se mantuviera unido excepto la guinda.  Casi me vomito cuando lo puse en mi plato. Imagina si hubiéramos servido esto a la gente en la fiesta”, escribió Jamie.

La mujer también denunció el hecho de que ella y su pequeña  Piper habían comido de la crema sin saber el verdadero estado del bizcocho. Después de su denuncia, la pastelería se disculpó por las molestias ocasionadas y decidió indemnizar a Jamie con 50 dólares por el bochornoso error.

Además,  Michel’s Patisserie declaró tratarse de un hecho “único y aislado”. El pastel había sido entregado por un proveedor y decorado antes de ser vendido por la tienda, así que no se habían percatado del estado del bizcocho.

Por ese motivo ellos no pudieron cerciorar por sí mismos el estado del producto que lucía perfecto por fuera.

La denuncia de Jamie fue vista por miles de personas, así que la tienda también hizo pública sus disculpas. No obstante el incidente causó repulsión y decepción entre la madre y los invitados. Algo que no podría ser para menos, pues nadie espera que le vendan un pastel en esas condiciones tan terribles.

Comparte esta nota y adviérteles a tus amigos sobre la importancia de cerciorarse dónde y con quién adquieren estos alimentos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!