«Naranjas gratis» – Ve a un humilde hombre con un letrero en la carretera y decide interrogarlo

La hospitalidad es una cualidad que se ha perdido mucho en estos días, es por eso que cunado una chica vio a un humilde hombre en la carretera con un letrero, no dudó en detenerse.

La joven de Brasil, no tardó en descubrir el encantador gesto de un grupo de habitantes de una pequeña región que solo quieren alegrarle la vida a los cansados conductores.

Sin esperar ningún tipo de recompensa, los sencillos locales regalan a los foráneos lo poco que ellos tienen.

Ella quedó conmovida con el acto de generosidad en plena carretera y decidió viralizarlocarretera

Al sur de Minas, específicamente por la zona rural de Desterro do Melo (un distrito de solo 3.000 habitantes), la comunidad se organiza para ofrecer a los camioneros y demás conductores un poco del fruto que nace de sus tierras.

Se trata de unas dulces y jugosas naranjas que, según piensan los habitantes, ayudan a los foráneos a refrescarse y además valorar el trabajo que ellos hacen. Un gesto invaluable, ya que además los frutos los dan de forma gratuita y no esperan ningún otro pago más que una sonrisa.

«Naranjas gratis», se lee en los letreros junto a las apetecibles frutas

Según se dio a conocer en redes sociales, la iniciativa surgió de parte de la casa turística Refazenda Rio Xopotó, la cual ofrece a sus huéspedes una estadía inolvidable en contacto con el campo.

Fue desde este lugar que surgió la iniciativa de regalar las naranjas y tanto los huéspedes como pobladores se sumaron a la experiencia.

Los chóferes podían parquear y tomar las naranjas y mandarinas que quisieran sin ningún costo.

Este increíble lugar está promoviendo el turismo en la zona, a través de la hospitalidad de sus propios pobladores y los beneficios de la vida en el campo. Este rincón encantado albergó a la chica que junto a sus amigos pasaron una experiencia inolvidable.

El lugar está ubicado en Desterro do Melo, cerca de Barbacena y Tiradentes, por si alguien se anima a vivir la experiencia que vivió la chica y ser quien regale próximamente las frutas que además son cultivadas en la misma finca.

Esta buena acción debería viralizarse, pues qué mejor manera para atraer a los turistas que tratándolos de la manera más hospitalaria que se pueda.

“Hay naranja dulce para ti que estás de paso por los costados de la Serra do Melo ✨”, escribió Refazenda en el pie de foto de una publicación compartida en Instagram que muestra la buena acción.

En un mundo que reclama un “capitalismo salvaje”, ver acciones como estas en las que la solidaridad se antepone es realmente de admirar. La chica y sus amigos que formaron parte de ese día de solidaridad para con los conductores quedó tan encantada como nosotros.

Seguramente tanto ella como los demás huéspedes se animen a repetir la experiencia.

Además, el lugar se encarga de promover cada día experiencias relajantes y también entretenidas en sus instalaciones.

“Estamos abiertos a quienes quieran aprender juntos y dejar legados, ya sea en la huerta orgánica, en la huerta de hierbas medicinales, en las prácticas curativas, en las experiencias culturales y en el consumo consciente, con acciones para la regeneración de la tierra y la sustentabilidad. Para quienes necesitan cuidados y quieren cuidarlo, anhelan arbusto, cascada al aire libre y estrellado, además de aspirar a nuevos olores, sabores y da”, completó Refazenda.

Además de la gran iniciativa que promueve la finca para vivir la experiencia, es un gesto realmente hermoso para con los conductores que pasan, seguramente cansados de sus arduas jornadas de trabajo bajo el duro sol. Que reciban algo así sin pedir nada a cambio, es algo que ya no se ve en estos días.

Porque la vida no se trata siempre de recibir y esto lo aprendió muy bien la chica y demás huéspedes que hicieron posible esa tarde de generosidad.