Pierde más de 200 kilos ante el riesgo de no poder vivir para ver crecer a su sobrino

Un hombre que pesaba casi 300 kilogramos decidió cambiar su destino y perdió más de la mitad de su peso, después que un médico le asegurara que no llegaría a los 40 años de vida. Carlos Orosco vive Saginaw, Michigan, y se siente orgulloso de haber dado un vuelco total a su vida y tener ahora 42 años de edad.

Cuando tenía 38 un doctor le dio una grave sentencia y esta fue la bofetada necesaria para cambiar sus hábitos alimenticios. En ese momento Carlos pesaba 295 kilogramos, adquiridos por una vida desordenada y una dieta de comida rápida.

Aunque recuerda siempre haber sido el más grande de su clase, para él su peso se salió de control cuando cumplió 20 años y dejo de vivir con sus padres. No había nadie cerca que lo obligara a ser responsable.

A pesar de estas circunstancias, Carlos nunca consideró que hubiese algo mal con sus medidas pues aún podía practicar deportes. No obstante, las enfermedades vinculadas a su obesidad comenzaron a aparecen.

Una infección en la sangre causó a Carlos una inflamación severa y se le formaron úlceras en las piernas. Además de esto, sufría de gota extrema, apnea del sueño y presión arterial alta.

Todo esto lo llevó a consultar con su médico la posibilidad de someterse a una gastrectomía laparoscópica en la manga pero para ello debía bajar de peso.

“Me dijo sin rodeos que si no cambiaba mi estilo de vida, probablemente no llegaría a mis primeros 40 años. Me sorprendió su pronóstico”, recordó Carlos. 

Ese mismo año, su hermana y su cuñado esperaban a su primer hijo y este hombre sabía que quería estar allí para verlo crecer. Por ese motivo decidió cambiar sus hábitos alimenticios y bajar al menos 45 kilos para poder someterse a la operación.

El Señor Orozco buscó la ayuda de un nutricionista que le recetó una dieta personalizada que lo ayudara a bajar de peso. Además, comenzó a ejercitarse más y caminaba pequeñas rutas semanales como parte de su rutina.

“Los primeros meses fueron muy duros. Luchaba constantemente contra las ganas y lloraba por las noches”, dijo Carlos.

Aunque el proceso no fue sencillo, este hombre logró perder los kilogramos necesarios para realizarse su cirugía. En diciembre de 2016 entró al quirófano y el procedimiento resultó un éxito. 

Después de operarse el hombre continúo perdiendo peso. Sin embargo, hubo un momento del camino en el que perdió la motivación, pero algo especial lo hizo retomar el rumbo. Carlos corrió su primera carrera de 5 Kilómetros en memoria de un amigo que había fallecido.

Desde ese momento, el hombre descubrió lo mucho que le gustaba correr y encontró una nueva actividad que le permitiría mantenerse saludable. 

Aunque la advertencia hecha por el médico fue bastante cruel, lo cierto es que fue un sermón necesario para que este hombre decidiera cambiar su vida.

“Me siento como una persona nueva, de verdad. He sido bendecido con otra oportunidad, una segunda oportunidad”, dijo Carlos Orosco.

En la actualidad, Carlos pesa 84 Kilogramos y ha participado en 36 carreras. Fueron más de 204 kilogramos los que logró perder y los cambios son realmente sorprendentes. Esto no sólo ha mejorado su condición física sino espiritual, ahora él es un hombre más seguro y se prepara para correr su primer maratón en el mes de octubre.  

Comparte esta nota y haz posible que la historia de Carlos le demuestre a otras personas que el cambio sí es posible.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!