Captan a la empleada de un conocido restaurante haciendo una hamburguesa sobre un cubo de basura

La trabajadora de un popular restaurante de comida rápida en Estados Unidos fue fotografiada mientras preparaba una hamburguesa sobre la superficie de un contenedor de basura.

Según el encargado del establecimiento la joven estaba muy nerviosa porque se trataba de su primer día de trabajo, pero, aunque justificó la conducta, ha causado una ola de indignación en las redes. La mayoría de los usuarios condena el hecho asegurando que vulneran las normas de higiene que garantizan la salud de los consumidores.

Él alegó que la joven adoptó esa medida porque ese día hubo una excesiva demanda que la obligó a buscar un espacio inusual para preparar las hamburguesas sin que se viera afectado el tiempo de espera para los clientes.

El hecho sucedió en el restaurante Popeyes de Fairfax en Virginia, que ofrece unos populares sándwiches de pollo.

En las imágenes se ve cómo la empleada prepara el producto con fijaciones apiladas en una bandeja que reposa sobre la abertura de un bote de basura de color cris en la cocina trasera.

El encargado del restaurante alegó que en cuanto vio que usaban el cubo de basura como una mesa, de inmediato dio la orden de reemplazarlo. Resaltó, que el contenedor estaba limpio y completamente vacío.

La empleada que aparece en las imágenes y cuya identidad no ha sido revelada, utiliza guantes de plástico y va acomodando en la bandeja las hamburguesas y sándwiches que reposan en el lugar mientras la orden se completa.

“Somos conscientes del incidente, y las acciones realizadas en el lugar claramente no cumplen con nuestros estándares de servicio y preparación de alimentos. Ya hemos abordado la situación con el dueño del restaurante, quien está investigando el asunto”, declaró ante los medios un representante de la marca Popeyes.

La cadena de comida rápida reanudó la venta de su sándwich de pollo el pasado 3 de noviembre, por eso se incrementó la demanda del producto que fue lanzado al mercado temporalmente el mes de agosto.

El sándwich cuesta 2,99 euros, lo ofrecen en estilo clásico o picante y el público ha tenido mucha receptividad con ese producto.

Se desconoce si tomarán acciones legal contra el restaurante, las fotos han sido compartidas miles de veces en las redes generando muchos comentarios al respecto que hablan sobre negligencia.

Recuerda que es muy importante denunciar cualquier irregularidad para hacer que salga a la luz y se tomen medidas para prevenir incidentes mayores. Comparte este caso y déjanos conocer tu opinión.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!