Camarera quisiera que nadie hubiera visto el mensaje que escribió en la factura a unos policías

La jornada de trabajo de un oficial de policía ciertamente puede ser muy estresante y agobiante.

Es por eso que cuando estos uniformados de Louisiana terminaronn su turno, decidieron despejarse yendo a cenar en un local de Outback Steakhouse. Pero estaban lejos de sospechar lo que les esperaría al pedir la cuenta.

El incidente tuvo lugar en el Outback Steakhouse en Slidell, Louisiana.

Todo marchaba con normalidad. Después de que pidieron su comida, ésta llegó con puntualidad y la atención de la camarera no tuvo queja alguna de su parte. Hasta que cuando llegó el momento de pedir la cuenta, se quedaron totalmente boquiabiertos con lo que encontraron.

“Son los tipos más dulces”, dijo Zoë Rao, una camarera del Outback Steakhouse. “Me gusta esperarlos”.

Lo que sucedió fue que cuando la gerente del local, Arline Wood, una veterana que llevaba 18 años en la empresa, vio entrar a los oficiales, entonces decidió conjuntamente con Zoë armar un plan que nadie se esperaba.


La cuenta de los oficiales ascendía a 67 dólares normalmente, cuando ellos estaban a punto de revisarla para poner su dinero, pensaban que se trataba de un error, pero luego vieron que no.

Simplemente la cuenta corría por cuenta del restaurante.

Pero no sólo que la cuenta ya estaba pagada, sino que además se encontraron con una simpática nota en la cabeza y al pie de la factura.

“Cúidense. Gracias a todos por su servicio. Disfruten toda su comida con nosotros”, decía el emotivo mensaje en la factura.

“Se preocupan por la comunidad. Se preocupan por todos. Son simplemente grandes. Toda nuestra fuerza policial es excelente y estos tipos estaban ahí durante la noche. Fui donde Zoë y le dije: Cuidémoslos“, dijo Arline Wood.

Como era de suponer, los oficiales no podían estar más agradecidos y dejaron una generosa propina. Y el Departamento de Policía de Slidell quiso hacer público el gesto publicando la factura en su página de Facebook.

Facebook

Arline y Zoë jamás esperaron que su acto sea reconocido pero están muy contentas de que la historia se hiciera viral, ya que consideran que es preciso reconocer el trabajo de estos luchadores de la justicia.

La gerente quedó totalmente en shock cuando empezó a recibir llamadas y mensajes después de que su gesto hubiera sido compartido miles de veces en las redes. Ella, por su parte, aprovechaba cada ocasión para decir a la gente que lo que había hecho era simplemente un deber de reconocer lo que estos buenos hombres merecen.

Si crees que más actos nobles como estos deberíamos ver en nuestros días no te vayas sin compartir esta noticia con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!