La ganadora más joven de la lotería pierde toda su fortuna y su casa pero asegura ser más feliz

Después de haber perdido su fortuna en lujos y placeres, la ganadora más joven de la lotería en Reino Unido ha decidido solicitar un aumento en la edad legal para los jugadores de lotería.

Cuando tenía sólo 16 años Callie Rogers alcanzó el sueño de muchas personas, ganarse el premio mayor en la lotería.

Callie tuvo en sus manos una fortuna de más 2 millones 187 mil dólares siendo sólo una adolescente. 

Antes del premio la joven sólo percibía un salario de $4,37 por horas, trabajando como dependienta en la Cooperativa local en su ciudad natal de Workington, Cumbria. En la actualidad Callie tiene 32 años y no conserva nada de su fortuna, sin embargo dice sentirse más tranquila con su nueva vida.

“Soy  más feliz de lo que era antes. Era sólo una chica de 16 años con toda esa responsabilidad”, dijo Callie Rogers.

La madre de 2 hijos confesó lo difícil que había sido para ella ganar tanto dinero siendo tan joven y la ansiedad que todo eso trajo a su vida. Collie había pasado por un hogar de acogida y aunque el premio llegó a solventar sus problemas económicos, también arrastró consigo muchas dificultades.

“De la noche a la mañana, pasé de ser una niña despreocupada a ser una adulta. Todos estos años he arrastrado con eso.”, dijo Rogers.

La mujer ha admitido haber gastado parte de su dinero en cosas que cataloga de banales o innecesarias como una cirugía para aumentar sus senos, en las que invirtió más de $20.000, todo esto en un intento por aumentar su seguridad y autoestima.

Collie también aceptó haber gastado parte del premio en fiestas y viajes pero no reconoce el rumor de haber invertido más de $300.000 en adicciones.

“En pocas palabras, alguien más iba a vender una historia sobre mí. Sé que estaba lejos de ser perfecta. Hice lo que hacen los adolescentes y salía a divertirme en fiestas”, confesó Collie.

Ese tipo de vida llevó a Collie a rodearse de muchas amistades falsas que la utilizaban para conseguir beneficios de su fortuna.

Movida por esa experiencia, esta mujer ha solicitado al gobierno un aumento en la edad mínima reglamentaria para jugar a la lotería.

Aunque aún no ha tenido respuesta a su solicitud, se sabe que las autoridades han anunciado que la Lotería Nacional podría aumentar la edad mínima reglamentaria de 16 a 18 años. Esto como medida para disminuir el creciente problema de adicción al juego en Gran Bretaña.

Actualmente, Collie percibe un ingreso anual de sólo $14.000 al año y vive en una casa alquilada por $600. No cabe duda de que su vida dio un giro total pero ella parece estar más tranquila y feliz con la sencilla forma en que vive ahora y no con los dolorosos lujos de su pasado.

Su testimonio nos confirma una vez más que el dinero no da la felicidad. No te vayas sin compartirla.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!