Cada día aparece debajo de la ventana del hospital donde su esposo está en coma

Michelle Gutiérrez y su esposo David estaban a punto de celebrar su décimo aniversario de casados cuando un diagnóstico devastador los dejó llenos de dolor e incertidumbre.

David, de 53 años y padre de 2 hijos presentaba una tos insoportable, era el único síntoma que tenía. Se sometió a una prueba diagnóstica de COVID-19 y el resultado fue negativo.

Pero no mejoraba después de unos días, así que Michelle lo trasladó al hospital sin imaginar que sería la última vez que se verían.

Él fue diagnosticado con coronavirus, sufría graves complicaciones asociadas a la enfermedad, poco después de ser ingresado por urgencias perdió el conocimiento y lo conectaron a un ventilador mecánico.

Los médicos no le daban a Michelle buen pronóstico, ella no sabía si David volvería a despertar para verlo por última vez.

A pesar de eso no se dejó vencer por el miedo, David está conectado al respirador y a una máquina de ECMO, un equipo de apoyo cardíaco y pulmonar.

Michelle todos los días le escribía a su esposo una carta en la mañana y otra en la noche, la enviaba a través de un fax al hospital.

Las enfermeras se hacen cargo de leerle las cartas a David, y también de llamar a Michelle todos los días y poner el teléfono en el oído de él para que pudiera escucharla, ella le lee la biblia.

“Sus últimas palabras fueron ‘te amo, nos vemos pronto (…) Dios escuchará las plegarias, David saldrá de esto’”, relató Michelle.

Michelle siempre se ha mantenido cerca de su esposo, le prometió que no se separaría de él y lo está cumpliendo.

Aproximadamente a las 7 de la noche Michelle le envía un mensaje a David y se para debajo de la ventana del hospital para orar por él.

«Lo primero que hago, a las 7:00 pm, es enviarle un mensaje para hacerle saber que cumplí mi promesa de estar aquí, rezando por él», dijo Michelle en una entrevista.

A ella no le importa renunciar a sus compromisos, arriesgar su seguridad e incluso su estado de salud, ningún día ha faltado a la cita en el hospital para rezar por la salud de su amado esposo.

Se aferra a la esperanza de que reaccione, su caso ha conmovido a miles de usuarios en las redes. Ella insta a los ciudadanos a acatar las medidas de seguridad para prevenir el contagio de coronavirus.

“No pienses ni por un segundo que no puedes contraer este virus. Puedes contagiarte… cualquiera puede contraerlo”, dijo Michelle.

“Incluso sin poder estar con él, quiero que sepa que estoy aquí, apoyándolo. Y sé que incluso si yo estuviera en coma, él haría lo mismo”, agregó Michelle.

Comparte la historia de amor de esta pareja que merece volver a encontrarse en un abrazo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!