Busca a su hijo de 1 año en la guardería y termina indignada por lo que escribió su cuidadora

Heather Chisum es una dedicada madre soltera que da lo mejor de sí para velar por el bienestar de sus dos hijos. Milo y su hermana acuden a la guardería Children’s Center.

Las maestras del lugar envían todos los días un reporte para que los padres puedan saber cada detalle sobre la jornada que pasaron sus hijos.

Milo tiene actualmente un año de edad.

Allí se incluyen detalles como la cantidad de veces que cambiaron los pañales, si estuvieron de buen humor, si compartieron con sus compañeros y muchas cosas más. Todo esto es información muy valiosa, pero el día a día es tan ajetreado que los padres no siempre logran leer el informe con atención.

Heather y su familia viven en Florida, Estados Unidos.

Sin embargo, Heather nunca pensó que las cosas llegaran tan lejos por haber dejado de leer un solo reporte. Un día, buscó a su pequeño en el Children’s Center y cuando quiso cambiar su pañal en casa quedó en shock. Alguien había escrito un largo mensaje en la barriga de Milo y todo esto con marcador permanente.

“Mami. Se acabaron mis pañales. Por favor lee el informe”.

Ella intentó borrar de inmediato este desagradable mensaje del cuerpo de su bebé pero por más que lo intentó la tinta no lograba desaparecer.

“Para aquellos que me dicen que soy una mala madre: Sólo me perdí UN reporte. No estaba evitando entregar pañales. Sólo dejé de leer un reporte y de inmediato deciden escribir esto en el cuerpo de mi hijo”.

Como es de esperar. Heather se sintió realmente indignada y acudió a las redes sociales para explicar lo sucedido. Su publicación se volvió completamente viral y allí recibió el apoyo de muchas madres que encontraban esta medida demasiado extrema.

La tinta del marcador puede resultar tóxica, especialmente para los más pequeños.

Lo más extraño es que Heather tuvo la oportunidad de hablar con varias maestras y empleados del lugar. Podría haber resultado mucho más sencillo si realizaban una llamada o se lo decían personalmente. Por desgracia, esta fue la manera en que decidieron comunicar su mensaje.

“En el peor de los casos, podría entender que escriban ‘Necesito pañales’. ¿Por qué tener que hacer un mensaje tan largo en todo el pecho y la barriga de mi bebé?”.

El caso fue denunciado a las autoridades y la directiva de la guardería aseguró que habían despedido a la responsable del caso de Milo. Algunas fuentes aseguran que esta no es la primera vez que hacen algo así con un bebé.

“Podían escribirlo en el pañal. Podían simplemente hablar conmigo. ¿Tengo razón al estar furiosa por esto?”.

Esperamos que se llegue al fondo del asunto. Todos los niños merecen el mejor trato del mundo y cualquier información de este tipo debería hablarse directamente con los padres.

No te vayas sin compartir esta noticia para unir tu voz y que ningún otro bebé tenga que pasar por esta situación tan lamentable.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!