Un bebé cae desde un quinto piso y se salva milagrosamente al caer en un tendedero

Yulia Rogak es una madre que pensó que había pasado por la peor experiencia de su vida cuando descuidó a su bebé por unos segundos. No podía imaginar que la natural curiosidad de un bebé con menos de un año de edad, haría que su vida se encontrara en terrible riesgo.

Yulia tiene 21 años de edad y Demyan es su primer hijo.

Yulia lo perdió de vista por unos segundos. Cuando terminó quiso buscar a su bebé, Demyan, y no lo encontró por ningún lado.

Como el pequeño estaba empezando a gatear y a explorar toda la casa, no pensó que se tratara de nada grave, pero luego se dio cuenta de que una enorme ventana que se encontraba a la altura del bebé, estaba abierta de par en par.

“Escuché que algunas personas gritaban desde abajo. Me daba terror asomarme por la ventana y ver lo que había sucedido”.

Temblando de miedo, se asomó para ver qué había sucedido. En efecto, su hijo sí había salido por allí, pasando por el enorme peligro de caer de un quinto piso.

Afortunadamente, un tendedero de ropa que había a un par de pisos de distancia se interpuso en el camino de su caída y el bebé quedó atrapado en medio de las cuerdas. Su cuerpo se sostenía solamente de un brazo que se enredó entre las cuerdas.

Yulia y su hijo viven en la ciudad de Lutsk en Ucrania.

Había sucedido un milagro, pero todavía era vital actuar con rapidez para asegurarse de que Demyan no recibiera más heridas. Yulia sin embargo, quedó completamente en shock.

Una vecina que se encontraba en la calle para dar comida a algunos gatos callejeros vio todo lo sucedido y comenzó a gritar para pedir ayuda. Dos hombres que pasaron por allí no dudaron en detenerse y comenzaron a buscar una manera para bajar al bebé de las peligrosas cuerdas.

Yulia estaba lavando los platos cuando el bebé cayó.

Uno de ellos trepó lo más rápido que pudo para tomar al bebé en sus brazos y bajarlo de la manera más delicada posible. Otro, muy prudentemente, esperó abajo dispuesto a extender sus brazos en caso de que el rescate no saliera del todo bien y hubiese que atrapar a Demyan.

Por fortuna, todo salió como lo esperaban y el hombre que trepó hasta el tendedero bajó al pequeño.

Demyan apenas ha cumplido 11 meses de vida.

Lo llevaron a emergencias de inmediato y allí pudieron constatar con mucho alivio que sólo había sufrido heridas menores. Se había hecho un poco de daño en su pecho y también algunos rasguños en la cabeza.

“Ha debido tener un ángel guardián que lo ayudó a mantenerse con vida”.

Yulia, su madre, todavía no cabe en sí del enorme shock pero se encuentra sumamente agradecida de saber que su pequeño sigue con vida y que pronto podrá recuperarse.

Comparte esta impactante noticia para recordar la importancia de prevenir estos accidentes y que ningún bebé tenga que pasar por una situación así.  

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!