«Ayúdenme por favor»– Una abuelita de 85 años acude a vacunarse con una nota pidiendo auxilio

Una enfermera terminó alarmada durante una jornada de vacunación el pasado domingo contra el coronavirus para personas de la tercera edad cuando recibió la nota de una abuelita.

La mujer de 85 años identificada como Carolampia Díaz, acudió a vacunarse en Iztapalapa, en la Ciudad de México, y quiso aprovechar la ocasión para pedir ayuda ante la situación que vivía en su casa con su hija y su yerno.

“Ayúdenme por favor que estoy secuestrada por mi hija y su esposo. Tengo un año aquí encerrada y no me dejan salir ni a la puerta de la casa. Les pido que me saquen de aquí por favor. Ella es Laura Sánchez y él es Ramón Gómez Díaz”.

Cuando la enfermera leyó el mensaje se quedó consternada, en la Escuela Vocacional 7 que servía como centro de vacunación acudió a las autoridades para denunciar la situación.

Funcionarios de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC- CDMX) recibieron la carta y ordenaron la detención de las dos personas acusadas por la mujer.

Laura, de 39 años y su esposo Ramón de 59, permanecen detenidos y ambos fueron presentados ante el Ministerio Público correspondiente.

El caso se difundió en las redes con una imagen de la carta escrita por la abuelita y desde entonces ha recibido miles de comentarios de quienes se han mostrado preocupados por la mujer.

Según la información de medios de comunicación locales, la abuelita fue trasladada a un lugar seguro en el que permanecerá resguardada mientras se investigan los presuntos malos tratos que le propinó su hija y su yerno.

Las autoridades continúan con la investigación de las acusaciones para comprobar la implicación de estas personas.

Por suerte, la abuelita tuvo la idea de escribir una nota para entregársela a la enfermera que le administró la vacuna, y gracias a eso recibirá la atención que necesita.

Jamás hay que subestimar cualquier indicio de maltrato, es determinante denunciarlo a tiempo para evitar daños irreversibles e incluso salvar una vida.

El gesto de la enfermera es aplaudido por todos en las redes, se espera conocer pronto el desenlace del proceso de investigación del presunto caso de maltrato contra una persona de la tercera edad.

Nuestros mayores merecen disfrutar en los últimos años de su vida con amor, protección, respeto y sobre todo, comprensión. Ellos han ofrecido todo su tiempo y dedicación durante muchos años, así que en retribución y agradecimiento lo mínimo que podemos hacer es atender sus necesidades especiales con amor.

Estaremos atentos a las novedades de este hecho que ha causado mucha conmoción. Compártelo.