Al perder a su bebé pensaron que no volverían a ser padres pero salvaron a 3 pequeñas

April y Justin Carter habían soñado con el día que lograran convertirse en padres. Después de muchos años de intentar comenzar una familia, la pareja empezó a saltar de emoción cuando lograron confirmar que April estaba embarazada.

April quedo embarazada a principios de 2015.

Decidieron que llamarían a la bebé Kinley Mae. La bebé nació un par de semanas antes de lo esperado y los médicos confirmaron sus temores: la pequeña había nacido con una condición que se conoce como Síndrome de Edwards o Trisomía 18.

Se estima que el síndrome de Edwards afecta a uno de cada 10.000 bebés.

Los bebés que nacen con este desorden cromosómico no tienen muchas esperanzas de vida pero April y Justin decidieron que disfrutarían al máximo cada minuto junto a su pequeña. Diez días después de su nacimiento debieron enfrentar el doloroso momento de despedirse para siempre de su pequeña.

Durante esos 10 días nos hizo muy felices. Nos enseñó que la alegría y el dolor pueden existir al mismo tiempo”.

A los Carter les tomó más de un año para empezar a recobrarse de esa terrible pérdida pero con el tiempo decidieron que querían seguir luchando por formar una familia. Ahora, en lugar de buscar un embarazo, ayudarían a niños en necesidad así que comenzaron a formarse como padres de acogida.

Se estima que hay más medio millón de niños que necesitan un hogar de acogida en los Estados Unidos. 

Comenzaron a cuidar a una pequeña llamada Chloe y gracias a un gran esfuerzo por parte de la Fundación y toda su familia lograron adoptarla. Cuando todavía se encontraban celebrando este hermoso logro recibieron una impactante noticia.

Chloe fue adoptada luego de vivir con los Carter por 9 meses.

Había una bebé que necesitaba un hogar y la Fundación les preguntó si estaban disponibles. Los Carter contaban con tan sólo 5 minutos para tomar su decisión. Temían enfrentarse de nuevo a las desgarradoras despedidas, pero sabían que debían cuidar a esta bebé. Chloe se mostró muy alegre cuando conoció a su hermana, “Bebé K”.

Esta bebé tan solo tenía 16 días de haber nacido.

Los milagros no paraban de suceder y tan sólo meses después otra linda bebé de dos años llegó para que April y Justin fuesen sus padres de acogida. Antes de darse cuenta, los Carter se habían convertido en los padres de 3 niñas menores de 3 años.

Al momento de celebrar la adopción de Chloe la juez se conmovió con la linda historia de estos amorosos padres y los felicitó.

“La juez nos dijo: ‘Gracias por ayudar a las niñas. Ellas los necesitan mucho’”.

Parenting Isn’t Easy

Tras la pérdida de la pequeña Kinley estos amorosos padres han logrado transformar su dolor para ayudar a los niños que tanto necesitan de una familia.

Comparte esta bonita historia para recordar el gran valor de las familias de acogida.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!