Le responde a la mujer que lo señaló por tener la cara sucia con una lección que nunca olvidará

Andy Ross es un hombre de Washington que pasó por una desagradable experiencia al escuchar cómo una extraña lo utilizaba para explicarle a su hija que ese era el ejemplo que no se debía seguir. Andy trabaja en una constructora así que después de una larga jornada de trabajo es completamente normal que salga algo sucio y ansioso por llegar a casa para ducharse y descansar.

“Tuve una interesante conversación “educacional” con una señora y su hija”.

Un día, minutos antes de llegar a su casa decidió entrar a una tienda para poder comprar un par de cosas. Allí sintió que una niña de 8 años de edad no podía dejar de observarlo.

Como Andy sabe que la curiosidad es totalmente natural a esa edad no tuvo ningún problema con la pequeña, pero minutos después la reacción de su madre comenzó a hacerlo sentir muy incómodo.

“La madre le dice que me deje de mirar. Cuando se van y comienzan a caminar hacia la puerta escucho que la madre le dice: ‘Esa es la razón por la que debes continuar estudiando’”.

Andy comprendió que la mujer simplemente había asumido lo peor de él sin sospechar que en realidad se traba de un hombre que había estudiado y trabajado durante muchos años.

Su aspecto se debía a las horas en una constructora por un empleo en el que además se siente sumamente orgulloso así que decidió hablar por unos minutos con la mujer para darle una lección.

Podré estar sucio, pero soy un hombre muy educado. Tengo estudios universitarios y muchas certificaciones médicas. Asumir que no tengo educación simplemente por mi apariencia es muy ignorante de su parte”.

Por la manera en que la señora continuaba mirándolo, Ross comprendió que también estaba juzgándolo por algunos de los tatuajes en sus brazos así que siguió defendiéndose y asegurando que no había nada de malo en ellos.

“Decirle a su hija que debe estudiar porque yo tengo muchos tatuajes simplemente suprimirá su creatividad y no dejará que desarrolle su potencial creativo”.

También les explicó que hace muchos años había decidido trabajar como constructor porque era su verdadera pasión y además recibía una muy buena paga por ello. La mujer quedó en shock y sin nada que decir, así que él procedió a despedirse deseándole lo mejor a la niña.

“Traten de no juzgar a las personas sin conocerlas”.

Shareably

La historia de Andy se volvió viral y muchas personas han celebrado su valentía al defenderse de las palabras tan desagradables que recibió.

¿Qué opinas de la “lección” que esta mujer quiso dar a su hija? Comparte lo sucedido para que muchos comprendan la importancia de no juzgar a los demás.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!