Aparece en la unidad neonatal con 140 prendas de ropa para bebés prematuros como agradecimiento

El amor de una madre es una magia que nace desde lo más profundo del alma. Es un sentimiento que va más allá del tiempo.

Así lo demostró Leanne Stephanie, madre soltera de 30 años residente de East Sussex, quien se conmovió con la atención que recibió en el hospital en Tunbridge tras el nacimiento de su pequeño hijo.

Leanne dio a luz a su pequeño hijo Billy antes de tiempo, por lo que tuvo que ingresar en la Unidad de Cuidado Especial para Bebés del Hospital Pembury por algunas complicaciones.

Esta madre de dos hijos siempre estará agradecida con el personal a cargo de los neonatos por los cuidados que recibió su pequeño recién nacido mientras permaneció en la Unidad de Cuidados Especiales.

Billy recibió ese nombre por la bilirrubina, la sustancia amarilla que se produce cuando se descomponen los glóbulos rojos y que causa ictericia, actualmente tiene 5 años y es un niño con autismo completamente sano.

Está madre que se ha dedicado a cuidar a su hijo no olvida la amabilidad del personal neonatal.

Ella decidió comprar algunos regalos para los bebés cuyos padres que deben pasar mucho tiempo en la Unidad de Cuidados Especiales, donde su hijo recibió un intercambio sanguíneo completo y otras transfusiones de sangre adicionales para el tratamiento de la ictericia severa.

Fue entonces cuando Leanne aprovechó la liquidación de Mothercare y compró 28 conjuntos de bebés para donarlos a otros bebés nacidos prematuramente por 46 dólares.

“El personal de la unidad fue increíble. No podría haber deseado un mejor personal ni una mejor atención tanto para mi hijo como para mí. Les debo todo», explicó Leanne.

Son 28 conjuntos que tienen en total 140 piezas, cada uno tiene 5 piezas para bebés, una manta, un sombrero y un par de mitones que se pueden usar para bebés que pesan entre 1 kilo a 2 kilos.

“Normalmente hubiera costado 310 dólares, pero después del 50% de descuento en toda la ropa y luego un 70% de descuento adicional, pagué 46 dólares por todo”, dijo Leanne.

Algunas ropitas son para cuando los bebés sean un poco más grandes, otros tienen mantas y algunos chalecos. Leanne coordinó con las enfermeras la entrega de este adorable regalo.

Ella compartió su iniciativa en su perfil de Facebook para instar a otras personas a que aprovechen las promociones de las tiendas y puedan ayudar a estos padres que normalmente son sorprendidos con el nacimiento del bebé y no pueden salir de compras.

Su publicación recibió mensajes de cientos de personas que elogiaron y agradecieron esta acción.

“Es un gesto muy hermoso, mis gemelas eran tan pequeñas cuando nacieron que yo estaba demasiado preocupada y ocupada para pensar dónde comprar la ropa”, dijo una de las usuarias.

Todos coincidieron que era un acto muy generoso y encantador, pero sobre todo oportuno.

Tener esa ropita en la unidad neonatal significa mucho para las familias. Comparte con tus amigos esta historia, la idea es que alguien más se motive a hacer lo mismo.