Siente contracciones durante su graduación y se niega a dar a luz sin recibir su diploma

Para Anshonarial Greenhouse no hay nada más importante que darle el mejor ejemplo posible a su hija. Durante su último semestre en la universidad, Greenhouse vivió también los últimos meses de su embarazo y se encontraba muy feliz y ansiosa de poder recibir su título y dar a luz a su segunda hija.

Anshonarial tiene 31 años.

Sin embargo, había algo que podía arruinar los planes de Greenhouse e impedir que pudiera participar en su propia ceremonia.

Un par de meses atrás, los médicos le informaron a Greenhouse que su embarazo era algo delicado. Desde su semana número 25 comenzó a tener las primeras contracciones cosa que ponía en riesgo la vida de su bebé.

Los médicos le recetaron medicamentos para detener las contracciones pero como cada vez se volvían más frecuentes Greenhouse pasó buena parte de su embarazo siendo monitoreada en el hospital.

Anshonarial se estaba graduando de la carrera en Administración de Negocios.

Esto no la detuvo para lograr sacar adelante su último semestre. Anshonarial logró cumplir con todos sus deberes gracias a que su madre y la mayoría de sus compañeros la solían visitar y le explicaban cualquier cosa que necesitara saber sobre las últimas clases.

Ansthonarial se mantuvo siempre en contacto con sus profesores a través del correo electrónico.

Cuando llegó el día de la ceremonia de graduación, Anshonarial supo que después de tantos años de esfuerzo no quería simplemente que enviaran su diploma. Quería poder estar allí con su toga y birrete.

“Sabía que había una gran posibilidad de que no lograra caminar en mi graduación, pero tenía que intentarlo”.

Para Greenhouse había otro motivo muy especial. Su hija de 10 años asistiría a la ceremonia y quería demostrarle el hermoso momento en el que uno recibe recompensas por todo el esfuerzo que ha dado. Además, la madre de Greenhouse, Elaine Young, también se estaba graduando ese mismo día como contadora. Sería un día verdaderamente inolvidable para la familia.

“Mi hija comprende lo importante que es la educación. Si me ve hacer mi trabajo entonces ella hará el suyo”.

People

La determinación de Greenhouse fue tal que finalmente logró caminar hasta el escenario y recibir su diploma de la mano del entrenador de béisbol. Anshonarial también veló al máximo por la salud de su futuro bebé así que avisó a las ambulancias y paramédicos de la universidad sobre su situación en caso de que tuviesen que llevarla de inmediato al hospital.

Finalmente el bebé de Anshonarial nació un par de semanas después del acto de grado.

Anshonarial caminó orgullosamente a recibir su diploma mientras tenía contracciones, pero eso no le impidió mostrar una enorme sonrisa y celebrar por lo que tanto luchó.

Te invitamos a compartir la historia de esta valiente madre que sin duda supo dar un buen ejemplo a su hija.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!