“Adoro estar embarazada, es adictivo” – Es madre sustituta de 4 bebés, pero no quiere uno propio

Tener un hijo es una bendición, es una alegría para los padres que esperan su llegada. Sin embargo, hay mujeres que desean tener un hijo, pero para permitir que otra mujer tenga la dicha de llevarlo a casa y verlo crecer.

Esta es una historia un poco inusual, no sólo porque se trata de una mujer que ama estar embarazada, sino que se reconoce adicta a “la sensación de ver una prueba de embarazo positiva y tener una vida dentro para alguien que no puede hacerlo por sí misma”.

Annie Peverelle, es una trabajadora administrativa de 40 años que a pesar de haber sido una madre sustituta de tres familias en los últimos 6 años, no tiene ninguna intención de formar una familia propia.

En enero de este año Annie, de Rugby, Warks, dio a luz a su cuarto bebé para la pareja Amanda de 42 años y Jason McKeane, de 43 años, después de dar a luz a su primera hija, Effie, hace cuatro años.

“Adoro estar embarazada, es adictivo, nunca he tenido náuseas matutinas y las últimas tres labores de parto no duraron más de un par de horas, fueron muy fáciles”.

Ella dice que se siente estupendamente bien cuando está embarazada, añade que tiene la suerte de no tener antojos, ni sufrir de ningún padecimiento asociado al proceso de gestación.

“Es increíble ver ese primer escaneo y sentir las dulces pataditas”.

Amanda y Jason decidieron probar la subrogación después de que el cáncer de endometrio la dejó infértil cuando tenía 34 años, y conocieron a Annie tras buscar a una madre sustituta a través de la organización benéfica Surrogacy UK.

Amanda y Annie ahora son grandes amigas que no pierden la costumbre de reunirse cada dos meses porque mantienen un vínculo muy especial que se ha fortalecido con el paso de los años.

Ella explicó que su adicción comenzó cuando estaba desesperada por vivir la experiencia de un embarazo, pero no quería tener un bebé. Fue entonces cuando un colega le sugirió la subrogación entre bromas y juegos, pero ese fin de semana ella no olvido la recomendación.

“Así que investigué y antes de darme cuenta, estaba en un evento social con otras madres sustitutas y futuros padres. Desde entonces nunca he mirado atrás. No sólo me gusta ayudar a las personas, sino que me encantan las amistades que he surgido a partir de la subrogación”.

La noche anterior a su primer embarazo sustituto, conoció a su esposo Steve, de 49 años, quien es su fiel admirador y la apoya en todo lo que hace.

“No quiero mi vida de otra manera. Ningún embarazo sustituto me ocasiona gastos, ya los costos antes y durante del embarazo están cubiertos por la familia, al igual que la licencia de maternidad en el trabajo”.

Esto incluye los gastos de viaje, vitaminas, alimentación y cualquier otro gasto que sea producto del embarazo.

“Tengo el privilegio de ver a mis amigos enamorarse de su bebé desde el primer momento en que lo sostienen”.

Amanda, que es enfermera veterinaria y su esposo Jason estaban desesperados por tener un bebé. Después del lamentable aborto involuntario que sufrió a las siete semanas ya no pudo volver a quedar embarazada.

Tras pasar un par de años de estudios, a Amanda le diagnosticaron cáncer de endometrio, con la posibilidad de congelar sus embriones durante un año antes de someterse a una histerectomía total.

Afortunadamente, el cáncer desapareció después de una histerectomía.

La subrogación era nuestra única opción. Después de congelar 14 embriones comenzamos a asistir a eventos sociales y seguimos contactando a Annie, quien estaba embarazada de su primer bebé sustituto”.

La organización Surrogacy UK organiza eventos durante todo el año para que las mujeres que alquilan su vientre como madres sustitutas tengan la oportunidad de conocer a los futuros padres antes de elegirlos.

Amanda dijo que se hicieron amigos de Annie y seis meses después que ella dio a luz a su primer hijo sustituto recibieron la llamada que los informó que Annie los había elegido.

“Nos pusimos ansiosos, no sólo por la salud de nuestro bebé, sino también por Annie, pero ella se las arregló de manera increíble”.

Después de cuatro años Annie les preguntó si querían darle un hermano a Effie y, por supuesto, la respuesta fue un contundente sí. Finalmente, Amanda y Jason tienen ahora dos maravillosos hijos de la misma madre sustituta.

Facebook

Todos han quedan impresionados por el trabajo de parto tan rápido y fácil que tiene Annie y por su voluntad de estar embarazada para cumplir el sueño de muchas mujeres. Comparte su caso.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!