La enviaron a casa con “amigdalitis” y un día después descubren que necesitaba un trasplante

Nadie espera ir al médico y recibir un diagnóstico errado y descubrir un día que realmente se trataba de una enfermedad mortal.

Annie Lovegrove, de 21 años de Ipswich fue diagnosticada con amigdalitis por su médico de cabecera por presentar úlceras bucales dolorosas.

Lo que nunca se imaginó es que tan solo un día después debía ser sometida a un trasplante de médula ósea.

Ella decidió visitar a su médico después de que una gran úlcera en su boca no desapareció a pesar de un tratamiento con antibióticos.

Su doctora vio las llagas en sus amígdalas y pensó que se trataba de amigdalitis, le recetó paracetamol y la envío a casa, pero el día siguiente presentó fiebre muy alta y su madre, Hayley de 48 años llamó a emergencia y fue trasladada a A&E.

Annie fue diagnosticada en febrero con anemia aplásica, una enfermedad de la sangre poco frecuente que hace que el cuerpo no produzca suficientes células sanguíneas.

Desde entonces, necesitó 50 transfusiones de sangre, quimioterapia y un trasplante de médula ósea que recibió de su hermana de 17 años.

“A mediados de enero tenía una úlcera en la boca, así como algunos moretones inexplicables en mi cuerpo. Después de una semana de aplicar medicamentos de venta libre y agua salada, mi madre me dijo que fuera al médico porque lejos de mejorar estaba empeorando”.

El médico le recetó antibióticos, pero el día siguiente tuvo un fuerte dolor de cabeza y los latidos de su corazón eran irregulares, la temperatura de su cuerpo alcanzó los 41ºC.

Su madre llamó a emergencia y la llevaron a A&E donde permaneció un par de semanas después de que los análisis de sangre revelaron que los niveles de los glóbulos rojos y blancos estaban muy por debajo de los limites mínimos.

Annie estaba muy vulnerable y tenía un alto riesgo de contraer infecciones simples porque no tenía suficientes glóbulos blancos y su sistema inmunológico no podía protegerla.

Tras 24 horas de haber llegado al centro médico recibió varias transfusiones de sangre y plaquetas.

Annie estaba tan débil que se quedaba dormida a cualquier hora.

“Estaba tan débil que no usé mi teléfono móvil durante dos semanas. Estaba aislada porque no podía correr el riesgo a contraer infecciones. Todo era un riesgo para mí”.

Inicialmente, le dijeron a su familia que podía tratarse de leucemia, pero la biopsia confirmó que era anemia aplásica. Aunque se sintieron aliviados, después se dieron cuenta que la leucemia podría haber sido menos difícil de tratar.

“Hay diferentes clasificaciones y a mí me clasificaron como anemia aplásica muy grave”.

Los médicos decidieron que el mejor tratamiento era un trasplante de médula ósea, al que fue sometida en mayo gracias a Millie, su hermana de 17 años quien fue la donante.

Annie dijo en el 2019 había pasado por mucho y tuvo pasar mucho tiempo sola para evitar enfermarse.

“Espero que después de que mis niveles de sangre tengan los valores normales, pueda comenzar a llevar una vida normal nuevamente”.

Annie resalta que es importante que las personas no ignoren algunos síntomas como las úlceras en la boca y los moretones sin explicación porque es una manifestación del cuerpo de que algo no está bien.

Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz, compártela para ayudar a otros a que también sean diagnosticados a tiempo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!