Ana Julia mantuvo la ropa de Gabriel oculta en la casa de la abuela durante varios días

El desconcierto ante la frialdad con la que actuó Ana Julia para aparentar estar conmovida con la presunta desaparición de Gabriel y colaborar en las labores de búsqueda no deja de aumentar.

Se pudo conocer que ella mantuvo oculta en la casa de la abuela de Gabriel, de donde salió antes de ser raptado por Ana.

Fue capaz de esconder en la casa las prendas de ropa que tenía el niño el 27 de febrero y que ella misma le puso. Allí estaba el pantalón de chándal, la sudadera roja y las zapatillas.

Días después decidió deshacerse de las prendas tirándolas en un contenedor de vidrio frente a un hotel en Las Retamas a 31 kilómetros de Las Hortichuelas, donde Gabriel fue visto por última vez.

La autora confesa del crimen guardó la ropa del niño después de enterrarlo semidesnudo en la casa de la finca de Rodalquilar que estaba acondicionando para mudarse junto a su pareja y convertirla en su segunda residencia.

Justamente en la casa de la abuela del pequeño, se reunía la familia esperando las novedades del caso sin imaginar que la ropa del niño estaba tan cerca y que la pareja de Ángel que lloraba desconsolada era la responsable de la desaparición.

Entre las prendas que usó Gabriel el 27de febrero, estaba la camiseta interior blanca que se convirtió en una pieza clave para la investigación ya que no estaba en la lista que Ana Julia facilitó a las autoridades para la investigación.

Esa camiseta la usó para despistar a los investigadores del caso, el día 03 de marzo fingió haberla encontrado en una de las batidas de búsqueda junto a un barranco en Las Negras, un área que ya había sido rastreada exhaustivamente.

VER TAMBIÉN:  A pesar de que descubrió algo estremecedor en su primera cita, se quedó con él para siempre

Desde entonces era el blanco de la investigación que terminó con su detención mientras improvisadamente intentaba trasladar el cuerpo del niño de la finca de Rodalquilar donde lo mantuvo oculto para evitar que fuera hallado por las autoridades.

Mientras tanto, ella iba cada día a la casa de la abuela de Gabriel a esperar noticias del hallazgo del pequeño, aunque sabía que jamás volverían a verlo con vida.

EP

La Guardia Civil logró recuperar las prendas de ropa del niño para incluirlas en las pruebas que pondrían a disposición del juez.

Una vez más la frialdad con la que actuó Ana Julia nos deja impresionados. Es difícil comprender cómo pudo simular dolor y alimentar las esperanzas de la familia del niño cuando había atentado contra su vida sin piedad. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!