Comprueban que el cartero rocía con gas pimienta a su perrita gracias a las cámaras de seguridad

Afortunadamente para la mayoría de las personas los perros son parte de su familia, les ofrecen su amor y protección hasta su último suspiro, por eso cualquier enfermedad que afecte su salud o cualquier trato inadecuado les produce un profundo dolor.

Tal como el de la familia de Pupa, una perrita que el cartero vulneraba sus derechos. Ellos se quedaron con el corazón roto y devastado al descubrir lo que le hacía.

Alfonso Galindo es el responsable de Pupa, una perrita adoptada que ha estado durante 7 años al cuidado de su familia. Alfonso vive en San Diego, California,y una extraña mancha en el suelo de su patio fue el primer indicio de que algo extraño estaba sucediendo en su hogar.

Tras la aparición de una persistente mancha en el piso, el Sr. Galindo decidió revisar la cinta de la cámara de seguridad de la propiedad.

Residencia del Señor Alfonso Galindo.

Al chequear los vídeos, Alfonso encontró algo más preocupante que la misteriosa mancha. En las grabaciones se observaba a Pupa actuar de forma ansiosa, frotándose contra el suelo y frotando su rostro con sus patas. La escena se repetía en al menos 9 grabaciones más.

Las crisis de Pupa llegaban al punto en que la perrita parecía convulsionar sin causa aparente. Desconcertado por la situación, Alfonso decidió chequear los vídeos con mayor profundidad para descubrir qué sucedía. En una de las grabaciones notó que el cartero se acercaba a la reja de su casa y rociaba a la pequeña Pupa con una especie de spray.

De inmediato, el Sr. Galindo recordó haber notado los ojos de Pupa inflamados y enrojecidos, así que presumió que el líquido rociado al animal podría tratarse de una especie de gas pimienta.

La familia lamenta no haber notado con anterioridad que Pupa había estado padeciendo durante los últimos 6 meses, según mostraron los vídeos de la cámara de seguridad.

“Nunca sospecharías que alguien en quien confías tu correo, tus paquetes hiciera algo así. Fue desgarrador, realmente desgarrador. No tengo palabras. Me enferma el estómago”, dijo Galindo.

El Sr. Galindo es padre de dos niños y uno de ellos, quien está en constante contacto con Pupa, desarrolló un problema respiratorio en los últimos meses. Tras descubrir lo que sucedía con la perrita y el cartero, este padre sospecha que los ataques con gas pimienta pudieron haber afectado también a su pequeño.

“Me aflijo pensando en ello. Esta es la salud de mis hijos- Creo que lo que le ha hecho a mi familia es horrible”, dijo Galindo.

La familia decidió interponer una queja al Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS), debido a la despreciable situación. La compañía postal ya se ha puesto en contacto con la familia y mediante un comunicado rechazó formalmente lo ocurrido. Además, informó que llegarían hasta las últimas consecuencias del caso.

Daily Mail

“En nombre del Servicio Postal de los Estados Unidos, queremos disculparnos con la familia Galindo y con Pupa. No aprobamos que nuestros empleados se comporten de una forma no profesional y cortés. Se tomarán las medidas correctivas para el personal, así como también se dará capacitación a todos los carteros locales”, expresaba el comunicado.

Aunque el nombre del cartero responsable no ha salido a la luz, esperamos que esta persona responda ante la ley por el hecho cometido contra la indefensa Pupa. Además, la policía de San Diego ha alertado a la comunidad que de sospechar que su mascota también haya sido rociada con gas, se comuniquen lo antes posible con las autoridades mediante el siguiente número (619) -531-2000.

Comparte esta historia en tus redes y ayuda a alzar la voz contra esta injusticia, afortunadamente la familia descubrió lo que pasaba y pudo prevenir consecuencias peores.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!