Gasta los 11 millones de dólares de la fiesta de matrimonio de su hija en personas sin hogar

La India es uno de los países con los porcentajes más elevados de personas sin hogar. Las últimas cifras calculan que hay cerca de 80 millones de personas que no cuentan con un techo sobre sus cabezas, de los cuales al menos 11 millones son niños. Ajay Munot es un millonario de la India que logró hacer su fortuna tras muchos años de incansable trabajo.

La fortuna de Ajay se debe a su trabajo comerciando con trigo y textiles.

Cuando se acercaba la boda de su hija Shreya, Ajay decidió que era hora de hacer algo muy especial. Cualquier familia como la de él podría realizar una enorme y costosa ceremonia llena de lujos, pero el trabajador padre sabía que lo mejor sería aprovechar este momento para enseñarle a su hija una lección que nunca olvidaría.

“Aquellos que contamos con más recursos tenemos la responsabilidad de ayudar a que nuestra sociedad sea un lugar cada vez mejor”.

Fue así como decidió utilizar de otra manera los ahorros que estaban destinados a la boda de su hija. Tomó esos fondos y los destinó para construir casas para las personas sin hogar.

Se trata de lugares muy pequeños, pero que tienen los servicios básicos que toda persona necesita. Cuentan con agua corriente y electricidad así que es el lugar perfecto para que una familia pueda recuperarse y comenzar una nueva vida.

El proyecto tuvo un presupuesto de 11 millones de dólares.

Cuando se enteraron de lo sucedido, miles y miles de personas comenzaron a hacer largas filas para intentar conseguir acceso a las bonitas viviendas.

Para Ajay era fundamental que estas casas se convirtieran en el hogar de quienes más lo necesitaran así que puso algunas condiciones para las familias. Tendrían que ser casos de personas sin hogar o que vivieran en zonas sumamente pobres, y también deberían ser personas que no sufrieran ninguna tipo de adicción a sustancias químicas.

El espacio es de 6 x 3 metros cuadrados y tiene dos ventanas.

McGill Media

El día de la boda de Shreya la familia tuvo una ceremonia íntima y muy sencilla y celebraron la unión de los novios entregando las casas a sus nuevos dueños. Shreya y su nuevo esposo dieron a cada uno de ellos las llaves con un gran abrazo y deseándoles lo mejor.

Muchos pensaron que la decisión del multimillonario para gastar de manera tan diferente el dinero de la boda podría molestar a su hija, pero para ella se trató de un regalo muy especial.

“Ha sido el mejor regalo que podría recibir en mi boda”.

No hay duda de que esta ceremonia fue muy diferente a lo que todos podían imaginar pero lograron dar un maravilloso ejemplo de la importancia de ayudar a los demás.

Este bonito gesto nos ayuda a reflexionar sobre el enorme valor de renunciar a  lujos y excentricidades para poder ayudar a los más necesitados.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!