La familia de una joven desaparecida logra recuperar su cuerpo después de 2 años de búsqueda

Las macabras circunstancias que rodearon el hallazgo del cuerpo sin vida de Adriana Michelle Álvarez, desaparecida hace 2 años, ha conmocionado a toda la comunidad de Tlajomulco, Jalisco, México, donde fue vista por última vez el 3 de noviembre de 2017.

En el momento de su desaparición, la Fiscalía General de Estado inició una investigación que no se detuvo, pero que hasta ahora no arrojó resultados positivos acerca del paradero Adriana.

Adriana Michelle Álvarez antes de su desaparición

Sin embargo, después de una búsqueda sin éxito que duraría 24 largos meses, la joven fue hallada de manera azarosa por la madre de una amiga el pasado 12 de octubre, quien la identificó cuando intentaba ubicar en el Servicio Forense el cuerpo de un hermano y un sobrino también desaparecidos.

¿Te preguntas cómo es eso posible? Muy sencillo: negligencia y burocratismo. El cuerpo de la joven ingresó apenas un día después de haber sido reportada su desaparición por sus familiares y estuvo dos años “perdido”. Tenía un disparo en la cabeza.

Cuando los empleados de la morgue le mostraron las fotografías de los cadáveres, la mujer pudo reconocer el rostro de Adriana, pues era amiga de su hija. Triste y dura casualidad.

“Afortunadamente o desgraciadamente encontré a Michelle, yo creo que más bien fue el instinto porque era amiga de mi hija, la reconocí segundos después de ver la imagen”, dijo Yolanda, la persona que encontró el cuerpo de Adriana.

De inmediato, la triste Yolanda, quien estuvo acompañada en todo momento por integrantes del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco informó a la madre de la fallecida de la penosa noticia.

La madre se enfrentó al dolor de tener que reconocer, además de a su hijita, a otro joven que yacía a su lado y que también había sido reportado como desaparecido.

Pero, por si no fuera suficiente dolor para la familia de la fallecida, retirar los restos de su amada hija ha significado un verdadero calvario para la acongojada progenitora, debido a los inacabables trámites burocráticos.

Aunado a la falta de recursos tan solo para trasladar el cuerpo hasta su última morada, a más de 1,6 kilómetros de distancia de la morgue, desde Guadalajara a Jalisco. Tan cierto es, que aún quedan más de 70 cuerpos que no han podido ser identificados por la misma situación.

La violencia ha recrudecido en Jalisco desde la fractura interna del Cartel de la Nueva Generación, considerada la organización criminal más poderosa y cruel de la región y que se cree está detrás de todas estas desapariciones forzosas y muertes violentas.

Se sabe que solo hasta el mes de julio la Fiscalía del Estado de Jalisco recibió más de 3 mil denuncias de personas desaparecidas, y cerca del 50 por ciento de las mismas, no han logrado tener un final feliz.

Encontrar sin vida a tu hijo perdido durante tanto tiempo debe ser un dolor imposible de medir o expresar con palabras. Es algo que va contra el orden natural de la vida y de las cosas.

Cada padre afrontará el duelo de manera diferente, sin embargo, para la madre de esta joven no habrá fechas ni plazos, solo la ausencia de su hija y días de mayor calma y otros de mayor tristeza.

Comparte con tus amigos y seres queridos esta historia que no quisiéramos volver a oír, pero a la que lamentablemente no nos podemos negar ni dar la espalda por la ilusión de un futuro libre de violencia para nuestras generaciones venideras.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!