Adoptan al perro que presenció la muerte de su padre, pero a él tampoco le quedaba mucho tiempo

El dolor que genera perder un ser querido es algo inexplicable, y cada quien tiene su manera de superar una pérdida.  En esta oportunidad, un usuario de la red social Imgur, contó la triste historia sobre el perro de su difunto padre.

KingKizer, nombre del usuario en Imgur, recibió la triste noticia del fallecimiento de su padre en 2015. Lo encontraron muerto en el sofá de su vivienda, en la cual vivía solo con su perro Max.

Max fue el único que estuvo cerca del hombre a la hora de su fallecimiento. Su padre adoptó a Max cuando tenía solo 4 meses de edad, lo sacó de un refugio de animales en California, Estados Unidos. El canino permaneció al lado de su dueño durante todas las horas que estuvo en el sofá sin vida, nunca abandonó el cuerpo.

“Probablemente no había estado mucho tiempo allí, pero nunca nos dijeron nada específico al respecto. Max, me imagino, estaba emocionado de recibir la compañía de los que encontraron a mi padre”, expresó KingKizer.

Después del fallecimiento del padre de KingKizer, la familia no sabía qué hacer con el canino, no podían quedarse con él. Fue en ese momento que su hermana entró en acción y decidió adoptar a Max.

La chica es una soldado y una técnica en veterinaria. Condujo de Oregon a California para reunirse con Max antes de regresar a su casa en Austin, Estados Unidos, sitio que sería de ahora en adelante el hogar de Max.

La hermana de KingKizer era la indicada para cuidar de Max, ya que ella es gran amante de los animales. Ayudó en el rescate de perros y gatos en las secuelas del huracán Katrina.

VER TAMBIÉN:  Santiago Cañizares y su esposa hablan por primera vez sobre la muerte de su hijo de 5 años

Max se encontraba feliz en un buen hogar con personas que lo adoraban. El pasatiempo favorito de Max era nadar en el río y jugar en el patio. Pero no todo es color de rosa, en una visita a su veterinario lo diagnosticaron de cirrosis hepática. Su hígado no estaba funcionando bien y los pronósticos eran que no le quedaba mucho tiempo, una triste noticia que afectó a todos.

Con tan solo dos años y medio de edad, la hermana de KingKizer, pensó que esto no era todo para él, no podía dejarlo morir, así que de su propio dinero pagó 15.000 dólares en un tratamiento, con la esperanza que mejorara.

Max pasó otro año más de vida lleno de felicidad y amor por sus familiares, pero a los tres años y medio, unos análisis sanguíneos arrojaron que solo le quedaba un mes de vida, pero su familia no perdía la esperanza, confiaban que Max estaría con ellos más tiempo.

“Aunque es agridulce, al menos mi hermana pudo mostrarle a Max una vida real con una familia feliz y amorosa. Un tributo digno y un último favor a nuestro difunto padre”, escribió KingKizer.

Desgraciadamente, Max falleció por un absceso en el cuello. Max ha partido al cielo, dejando un gran vacío en la familia de KingKizer. Esperemos se encuentre con su amo dónde quiera que esté.

Imgur

Desde aquí lo estaremos recordando, estamos seguros que su familia lo extrañará. Comparte esta triste y hermosa historia de Max con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!