Abuelita de 75 años se convierte en toda una influencer ‘fitness’, impacta con sus músculos

Joan MacDonald, de 75 años, está rompiendo con todos los estigmas alrededor de la tercera edad. Si al escuchar la palabra “abuelita” piensas en una ancianita frágil, regando sus plantitas o tejiendo, espérate a leer la historia de esta mujer de Ontario, Canadá. Una abuelita que está rompiendo estereotipos y les está dando una gran lección a jóvenes y adultos.

Joan, la abuelita que a sus 75 años le da un cambio a su vida y se convierte en inspiración para muchos jóvenes.

75

Esta valiente abuela decidió darle un cambio a su vida tras pasar por un proceso bastante doloroso.

Para nadie es un secreto que las rupturas amorosas llegan a doler profundamente dejándonos heridas difíciles de sanar. Muchas veces se convierten en los principales motivos por que las personas deciden cambiar su vida.

Tenía 71 años cuando decidió cambiar su estilo de vida.

Este es el caso de Joan quien tras un problema en su matrimonio, se refugió en la comida, descuidando su propia salud, llegando a pesar casi 90 kilos.

A medida que aumentaba de volumen su autoestima iba disminuyendo, cada vez le era más difícil dejar de consumir comida chatarra.

Joan padecía de edema en los tobillos, presión arterial y una artritis dolorosa.

No fue sino hasta que presentó un problema de salud que afectó su rodilla que decidió que era el momento de salir del abismo en que estaba sumergida.

Sus problemas de salud estaban desvaneciendo su vida, por lo que fue necesario tomar drásticas decisiones.

Su hija, Michelle, estaba muy preocupada por su estado de salud, le insistía en que era necesario que realizara cambios en su estilo de vida, de lo contrario su situación empeoraría.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Joan MacDonald (@trainwithjoan)

Michelle es entrenadora física, por lo que ayudar a su madre se había convertido en una prioridad. Finalmente, Joan aceptó y formó parte de un grupo de transformación que dirige su hija.

A partir de ese momento, la vida cambió para Joan. Atrás quedó esa mujer con depresión y problemas alimenticios, se había convertido en una mujer determinada y con propósito. En enero de 2017 comenzó a ir al gimnasio 4 veces por semana.

Completaba su rutina con ejercicios cardiovasculares y con una dieta basada en alimentos integrales. Dulces y la comida chatarra se convirtieron en cosa del pasado, comenzó a comer cereales, verduras y frutas.

“Estaba en un plan de comidas establecido por Michelle (su hija) con ´X´ cantidad de calorías; principalmente proteínas, carbohidratos y grasas buenas, y a medida que las medidas disminuyeron, mi consumo de alimentos aumentó”.

La mujer de la tercera edad detalló que su entrenamiento consiste en el levantamiento de pesas.

También destacó que bebe mucha agua, duerme 8 horas diarias y hace una dieta en la que equilibra las grasas, proteínas y carbohidratos, además de comer cinco veces al día.

Esta abuelita fitness destaca que el principio no fue nada fácil, pero sin duda, cambiar su estilo de vida fue lo mejor que puedo haber hecho.

Ya llevaba cinco años desde que adoptó este estilo de vida, dejó de consumir medicamentos para la presión y bajó 30 kilos.

“Nada es mágico. Es una ocupación pero es un trabajo que puedes disfrutar. Al final, serás más fuerte y saludable, y eso es todo lo que realmente importa”.

Joan se convirtió en una sensación en las redes sociales, ya cuenta con casi 2 millones de seguidores en Instagram.

Junto a su hija lanzó una aplicación de ejercicios completamente guiados, así como recetas fáciles y sanas. Su objetivo es crear una comunidad positiva, que crean en sus objetivos y tengan la determinación de cumplirlos.

Joan ha hecho de la tecnología su mejor aliado para ayudar a otras personas. Su historia inspira y motiva a otras personas.