A los 15 años termina con la mitad de su cuerpo paralizado por usar en exceso su teléfono móvil

Durante la pandemia los estudiantes se vieron obligados a recibir sus clases en línea para aprobar el año de estudio, y Xia Bin no fue la excepción.

Los padres de este joven de 15 años le compraron un teléfono inteligente para que se pusiera al día con sus actividades escolares, pero lo que nunca pensaron era que su hijo sufriría un derrame cerebral por la permanente conexión con su teléfono móvil.

Lo cierto es que Meng, madre de Xiao, le había comprado el teléfono móvil para que su hijo pudiera hacer sus deberes escolares, pero no pasó mucho tiempo para que este chico incorporara a su rutina los juegos.

Durante un mes Xiao durmió solo dos horas cada noche lo que le ocasionó el accidente cerebro vascular.

«Mi esposo y yo nos íbamos a trabajar temprano cada mañana y volvíamos a casa después de las 6:00 p.m”, dijo la madre de Xiao.

Xiao jugaba en línea con sus amigos 22 horas al día, y así fue durante un mes hasta que el 01 de marzo Xiao se desmayó y cayó sentado al lado de su cama. 

Se quedaba solo en casa y por la noche continuaba usando el teléfono móvil con la excusa de que necesitaba terminar las lecciones diarias.

«Se encerraba en su habitación. Realmente pensamos que estaba con sus clases en línea«, dijo Meng.

Aunque su madre dejaba las comidas del día listas, en la noche se daba cuenta de que Xiao no se las había comido.

“Él solo estaba jugando en línea. No tenía una alimentación adecuada y tampoco descansaba. Dormía dos horas al día como máximo”, agregó la madre de Xiao.

Se presume que el derrame que lo dejó paralizado del lado izquierdo fue causado por deficiencia de vitamina y desnutrición.

Durante ese mes el joven solo ingirió una dieta de bocadillos y bebidas.

«Le hicieron una tomografía computarizada en el hospital local y nos dijeron que había sufrido un derrame cerebral, y que teníamos que llevarlo a Nanning», dijo su madre.

Xiao quedó inmóvil de su brazo y mano izquierda, además del colapso lateral izquierdo de su cara.

El neurólogo Li Chunhong dijo que a raíz de los cambios de rutina él tenía un horario irregular.

«Médicamente hablando tenía deficiencia de nutrientes. Su cerebro tenía poco suministro de sangre y oxígeno, lo que le provocó un derrame cerebral», agregó el neurólogo.

Desde marzo Xiao ha sido sometido a fisioterapia intensiva y a un tratamiento con oxígeno en el Hospital Guangxi Jiangbin en Nanning.

Si bien después de casi 4 meses puede mover su brazo y pulgar izquierdo, su fisioterapeuta, el doctor Jin Honghua, dijo que es posible que nunca recupere todas sus funciones.

«Es muy difícil para nosotros determinar si puede recuperarse por completo», dijo el doctor Jin.

Comparte este caso para advertir a otros padres sobre la importancia de supervisar la nueva rutina de sus hijos tras los cambios que nos ha tocado vivir a todos a causa de la pandemia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!