Detienen a un jubilado de 71 años que mató al ladrón que entró a robar su casa mientras dormía

El caso de Jorge Adolfo Ríos ha causado conmoción, se trata de un jubilado de 71 años que fue detenido por acabar con la vida de un ladrón que entró a robar en su vivienda mientras él dormía.

Jorge Adolfo sufre de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), le extrajeron un riñón, padece enfermedades cardíacas tras sufrir un infarto, además tiene discapacidad visual y necesita un bastón para caminar. Su vista se vio afectada por su trabajo durante décadas como soldador.

Su abogado defensor, Marino Cid, declaró: “No lee, usa gafas con mucho aumento y no conduce porque se desorienta. Sin embargo, el fiscal alega que apuntó al ladrón y le disparó con precisión milimétrica. No lo mataron los ladrones, lo va a matar la justicia”.

El hombre jubilado permanece detenido en la Comisaría 9º de Quilmes desde el pasado viernes en la madrugada acusado por uso de arma de fuego.

El ladrón que fue víctima del impacto del proyectil fue identificado como Franco Martín Moreyra de 26 años, uno de los que entraron a robar.

Mientras Jorge Adolfo dormía fue sorprendido por tres ladrones que irrumpieron en su vivienda y lo agredieron para que confesara dónde tenía dinero.

Él utilizó un arma de su propiedad con la que disparó al menos seis veces, dos de los sujetos lograron huir, excepto Moreyra, quien resultó herido y falleció en la calle.

El fiscal Ariel Rivas, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial de Quilmes, explicó que el ladrón fue atacado en un estado de indefensión cuando ya no representaba peligro alguno.

Jorge Adolfo se negó a ofrecer declaraciones. Su abogado relató:

“Mi cliente se negó a declarar por el estado emocional en el que estaba y porque la fiscal le cambió a calificación en tres oportunidades esa mañana. Pasó de legítima defensa a abuso en legítima defensa y después a homicidio agravado.

Fue inesperado y tenía mucha incertidumbre, a las 10:30 de la mañana del sábado, nos dijeron que no iba a permanecer detenido, pero eran las 12:30 y nos encontramos con que se quedaría detenido”, dijo el letrado.

El abogado pidió la excarcelación extraordinaria por el historial de su salud del hombre de 71 años.

La detención del jubilado causó indignación entre los vecinos de la zona, quienes denuncian que ha aumentado la inseguridad, la mayoría dice que no comprende cómo la justicia convierte a una víctima en victimario.

Según la reconstrucción de los investigadores que tuvieron acceso a la grabación de las cámaras de seguridad, en el robo participaron realmente cinco ladrones en lugar de tres.

Tres de ellos ingresaron a la vivienda después de trepar la pared de un vecino mientras los otros dos se quedaron fuera a bordo de un auto vigilando que no fueran vistos por las autoridades.

Cuando el hombre se defendió disparando el ladrón que falleció huyó con una herida en una de sus piernas y a 60 metros de la vivienda se sentó en la calle en la que falleció.

En el vídeo se ve cómo los ladrones intentan atentar contra el dueño de la casa después de las detonaciones, pero un auto se les interpuso limitando sus planes, cuando llegó la policía huyeron.

“No mataron a Ríos de casualidad, ni en su casa ni en la calle. Pregunto en qué estado de defensión estaba el ladrón si tenía el apoyo de la banda completa”, dijo el abogado.

Al hombre jubilado lo agredieron, su abogado alega que él actuó en defensa propia y que su arma estaba registrada y tenía permiso para utilizarla. Además, Jorge Adolfo sufrió malos tratos en la comisaría en la que entró en estado de shock.

Después lo trasladaron de urgencia a un hospital y los médicos emitieron un certificado que dice que su vida está en riesgo si permanece detenido porque necesita recibir asistencia médica.

Sin embargo, lo llevaron de nuevo a la comisaría, lo trasladaron esposado.

“¿Acaso tenían miedo de que un adulto mayor que camina con ayuda de un bastón se les escapara?”, dijo su abogado.

Los médicos comprobaron que Jorge Ríos tenía heridas en su cabeza y lesiones en el antebrazo y el rostro, los investigadores aseguran que actuó en su legítima defensa, pero intentan reconstruir lo que aconteció frente a la vivienda donde murió uno de los ladrones.

Jorge Ríos ha vivido durante décadas en ese barrio, es viudo, tiene tres hijos y 5 nietos. Aunque vive solo está en comunicación constante con su hijo, quien trabaja en un taller que queda al lado de su casa.

La familia está muy preocupada por el estado de salud de Jorge, esperan que se haga justicia. La noticia está causando una ola de indignación por la reacción de las autoridades, compártela.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!