A los 11 años salta desde el muelle sin pensarlo para intentar salvar la vida de otro niño

Ser padres no es tarea sencilla. Los más pequeños de la casa tienen una energía inagotable y sienten una enorme curiosidad por explorar todo lo que se encuentra a su alrededor. Un pequeño que se encontraba en la costa quería seguir disfrutando del mar a pesar de que ya era hora de volver a casa.

Todo sucedió en la playa de Staithes en Nort Yorkshire

Sus padres se dispusieron a empacar cuando el niño se escapó y se sumergió al agua sin contar con la supervisión de ningún adulto.

“Sus padres voltearon sus espaldas por tan sólo un segundo. A veces un segundo es todo lo que se necesita para que sucedan estas cosas”, dijo Kayleigh Harrison, una testigo de lo sucedido.

Afortunadamente, había otra familia que sí logró darse cuenta de lo que estaba pasando. Kayleigh estaba llegando a la costa para pasar un rato ameno con su esposo Ian y su hijo Eli.

Eli apenas tiene 11 años de edad.

Padre e hijo notaron que el pequeño estaba nadando con mucha dificultad y parecía pedir auxilio desde la distancia. A pesar de su edad, el joven Eli no lo pensó dos veces y acudió a toda velocidad para sumergirse y salvar al niño.

“Mi esposo no había terminado de quitarse su bolso cuando Eli ya había saltado del muelle para tratar de salvarlo”, explicó Kayleigh.

En el mar había un par de botes de pesca pero Eli los esquivó sin ningún problema. Una vez que llegó hasta donde se encontraba el niño, lo tomó en sus brazos y comenzó a nadar de regreso a la orilla.

“Algunos niños están acostumbrados a nadar solamente en una piscina, pero Eli lo sabe todo sobre las corrientes y el mar”, dijo su mamá.

Por un momento, sus angustiados padres pensaron lo peor, parecía que el pequeño estaba botando agua por la boca y no respiraba con normalidad. Afortunadamente, una vez que llegó, recibió asistencia y se recuperó después de unos tensos minutos.

El sueño de Eli es ser un salvavidas y demostró que tiene madera para serlo.

La madre del niño estaba muy asustada pero el valiente Eli no se despegó de su lado. Quería asegurarse de que el niño siguiese con vida y la mujer se conmovió al ver su enorme corazón. Kayleigh, mientras tanto, no podía hacer más que sentirse orgullosa de su hijo.

No hay dudas de que Eli tiene una verdadera vocación para desenvolverse en el mar y ayudar a los demás. Comparte esta noticia para dejar en alto a este pequeño héroe.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!