A los 102 años abandona su empleo para dedicarse a sus planes -«El cuerpo te dice cuándo parar»

Bob Vollmer tiene nada menos que 102 años de edad y finalmente ha decidido que es horade retirarse en su trabajo. Este simpático su señor ha pasado 60 años dedicado a su labor en el Departamento de Recursos Naturales.

A lo largo de los años, ha visto cómo su profesión ha ido cambiando y aprendió a valerse de las nuevas tecnologías para realizar un trabajo prolijo y perfecto.

“Supongo que tu cuerpo es el que te dice cuándo es tiempo de que te jubiles”.

La labor de Bob consiste en confirmar líneas fronterizas y tomar información de campo. Al principio se valía de un lápiz y un papel pero con el tiempo fue adaptándose a las nuevas herramientas como el GPS portátil.

Es un trabajo que requiere de mucha movilidad y su médico asegura que ha logrado hacerlo durante tantos años porque sus pulmones se mantienen de maravilla.

Bob vive en Indiana, Estado Unidos.

Lo mejor de todo, es que Bob tiene un estado de salud verdaderamente admirable. Su madre vivió hasta los 108 años de edad así que su familia espera seguir compartiendo con él durante algunos años más. Él, por su parte, se ve muy feliz y dispuesto a aprovechar los años que tiene por delante.

Bob es el empleado público de mayor edad en su estado.

También tiene grandes planes para visitar algunas islas del Pacífico Sur que marcaron una etapa muy importante su vida: los años que pasó sirviendo al ejército. Bob formó parte de la Marina de los Estados Unidos y fue allí donde comenzó a descubrir su vocación. Veía que varios oficiales trabajan para determinar posiciones geográficas y le parecía muy interesante.

El gobernador Eric Holcomb le otorgó un Sagamore del Wabash, un enorme honor en Indiana.

En cuanto terminaron sus años de servicio, se dirigió a la Universidad de Purdie y estudió Ingeniería biológica y agrícola. En 1962 comenzó a trabajar en el Departamento de Recursos Naturales y desde entonces se ha ido ganando el corazón de todos.

Bob pudo hacerse retirado hace años, pero prefirió no hacerlo.

Bob ha llevado una vida verdaderamente admirable. Nunca ha parado de formarse y trabajar en lo que más le gusta.

Aún con el paso de los años sigue determinado a aprovechar el máximo de la vida. Siempre dio lo mejor de sí para poder apoyar a su familia e inspirarlos sobre la importancia de llevar una vida plena y trabajadora. Ahora, su retiro es más que merecido.

“Quiero dedicarme a la lectura y a trabajar en mi granja”.

Esperamos que Bob pueda disfrutar y relajarse después del esfuerzo de tantos años.

¿Conoces a alguien que trabaje con más de 100 años? Comparte esta nota para celebrar el inagotable espíritu de Bob.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!