Escándalo – La princesa Mako de Japón, anunció la decisión de renunciar a sus derechos

Los miembros de la realeza siempre están en el ojo de los medios de comunicación, sobre todo cuando su comportamiento rompe los esquemas establecidos.

La princesa Mako, de Japón, tiene 25 años y decidió renunciar a su condición para poder casarse con el amor de su vida. Ella se comprometió y dejó de lado sus derechos como miembro de la familia imperial.

La princesa se casará el año que viene con Kei Komuro, su antiguo compañero de la universidad.

Como princesa no puede contraer matrimonio con un plebeyo, así que la nieta mayor del emperador Akihito perderá todos los derechos y deberes que tiene por siempre miembro de la familia Imperial nipona.

Esta polémica ley, regula la institución y solo se aplica a las mujeres.

La pareja Mako y Kei Komuro anunció su compromiso el pasado domingo en una rueda de prensa que ofrecieron después de que el emperador aprobara su relación.

La boda será celebrada en el 2018 después del verano, la princesa se mostró muy feliz con la noticia y en la primera aparición ante los medios de comunicación explicaron cómo comenzó su relación.

Ella relató que en el año 2012, cuando cursaba su primer año en la Universidad Internacional de Tokio durante una sesión de orientación de programas para estudiar en otro país bajo el sistema de intercambio, comenzó a salir con Kei antes de que ella viajara a Edimburgo y él a California.

“Estuvimos separados durante mucho tiempo, pero nunca perdimos el contacto y fortalecimos nuestra relación”.

En el año 2013, él le pidió matrimonio a la princesa y ella aceptó. Su prometido contó que “Ella cuida de mí con calma, como la luna”.

VER TAMBIÉN:  A este bebé de 7 meses muchos lo llaman "monstruo" por tener la cabeza más grande del mundo

Fue una rueda de prensa que derrochaba amor, la romántica pareja se demostraba el profundo sentimiento que los une.

Cuando se casen y Mako renuncie a su condición de princesa, será registrada como una ciudadana más con derechos y deberes, su vida cambiará por completo. Después de ser registrada como ciudadana podrá votar.

Mientras tanto, ella trabaja para ayudar al emperador para cumplir con las tareas de la realeza.

La decisión de la princesa desató una polémica en Japón porque la ley que cumplirá Mako no se aplica para los hombres, el emperador y sus dos hijos herederos Naruhito y Fumihito se casaron con plebeyas y no perdieron sus derechos.

Muchos usuarios en las redes sociales condenan la ley alegando que es discriminatoria. La legislación es bastante estricta, el sucesor al trono debe ser un hombre cuyo padre sea de la familia real.

BBC

La dinastía milenaria podría terminar si el heredero menor no tiene un hijo varón y se mantienen las mismas leyes.

¿Tú qué opinas? ¡Comparte esta curiosa noticia con tus amigos!

¿Te gustó?

VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!