Dos de estas trillizas eran siamesas, superaron muchas adversidades y así están 14 años después

La sonrisa de estas trillizas adolescentes expresan el amor, la constancia, el esfuerzo y la esperanza de querer vivir, agradecer y disfrutar cada día… ¡Son un ejemplo de superación!

En diciembre del 2002 nacieron estas trillizas y fue un momento de mucha preocupación para todo el equipo médico del hospital. Es común que los nacimientos de embarazos múltiples estén acompañados de problemas que suelen ser graves.

El nacimiento de Mackenzie, Macy y Madeline es uno de los casos menos frecuentes en el mundo de embarazos múltiples… Dos de las trillizas eran siamesas ¡Macy y Mackenzie estaban unidas y compartían las piernas y el abdomen!

Este nacimiento ocupó a todos los médicos y enfermeras del hospital, sin limitar los esfuerzos para garantizar la vida y el bienestar de las niñas. El pronóstico no era muy alentador, fueron sometidas a muchos exámenes y debían estar conectadas a los aparatos del hospital con cables y sondas.

'

Lamentablemente, la madre biológica de las trillizas no podía hacerse cargo de ellas y decidió darlas en adopción. Fue inevitable que la esperanza del equipo médico se viera afectada y diera paso a la frustración por sentir que se adicionaba un agravante más a esta ardua tarea, el calor y amor de la madre evidentemente era muy importante para mantener con vida a las niñas.

En el proceso de adopción aparecieron dos ángeles, Darla y Jeff Garrison, una pareja que ya tenía 3 hijos varones y aceptaron el compromiso de amor para proteger, cuidar y luchar por las tres niñas.

Esta pareja no contaba con mucho dinero, sin embargo no dudaron cambiar su estilo de vida a uno más modesto para tener bajo su protección y resguardo a estas pequeñas. Decidieron acompañarlas en cada paso y emprender el largo camino hacia la separación de las siamesas para darles una nueva oportunidad de vida.

VER TAMBIÉN:  Dedica su vida a ayudar gente sin hogar con mascotas, pero hay algo que no sabes de ella...

Estas pequeñas sintieron todo el apoyo y el amor y lucharon contra todo pronóstico, logrando sobrevivir.

La complicada cirugía para la separación de las siamesas fue realizada en septiembre del 2003. Fue una operación de alto riesgo y se realizó con extremo cuidado, con una duración de 24 angustiantes horas, pero con un resultado exitoso.

Al separar a las hermanas Macy y Madeline, quedaron con una pierna cada una y fue necesario estirar la piel para garantizar que sus heridas cicatrizaran sin problema.

Aquí podemos verlas distraídas en el hospital algunos días después de la operación.

La recuperación y la rehabilitación fue realmente sorprendente.

Con la ayuda de una prótesis las hermanas lograron tener una vida normal.

¡Con dedicación, constancia y esfuerzo aprendieron a valerse por sí mismas!

Gozaron siempre de un buen estado de salud, físico y emocional.

¡Siempre han sentido el amor y el apoyo de su familia!

No hay límites para compartir las actividades de la familia

Y en la escuela no tardaron en hacer amigos

¡Son las consentidas de papá!

En diciembre del año pasado cumplieron 14 años y son ejemplos de lucha y agradecimiento a una nueva oportunidad de vida.

Aweita

La pareja Garrison, sus hijos y todo el equipo médico son ángeles en la tierra que abrieron su corazón y les regalaron a estas niñas todo su amor, acompañándolas en cada día de sus vidas.

Comparte con tus amigos las sonrisas de estas hermosas princesas, son los mejores ejemplos de ser feliz y vencer las adversidades que se puedan presentar en el camino de la vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!