Así ejecutaron a un violador que mató a una niña de 3 años frente a una gran multitud

El ser humano es capaz de sentir las pasiones más profundas. Cuando un pueblo es herido en lo más hondo de sus creencias, entonces se remueven cuestiones insalvables. Este violador y asesino tuvo que enfrentarse a una nación enardecida, que tomó la justicia por su propia mano, bajo el amparo de la ley Sharia y fue ejecutado.

Sucedió en Yemen y fue el caso de un hombre de 41 años, Muhammad al-Maghrabi, ejecutado a balazos con un rifle AK en Yemen, después de que fuera condenado por violar y matar a una niña de tres años.

Las fotos muestran a Maghrabi tendido en el suelo con las manos atadas a la espalda antes de que un soldado que está de pie sobre él abra el fuego.

Maghrabi había sido traído allí por la furgoneta de la prisión, siendo escoltado por 5 vehículos de patrullas militares, antes de ser colocado en una alfombra boca abajo, donde fue golpeado brutalmente. Se había extremado la seguridad, ya que surgían temores de un ataque de venganza por miembros de las tribus armadas relacionadas con su víctima.

La ejecución fue observada por una multitud de miles de personas, que se reunió en la Plaza Tahrir, lugar principal de encuentro en la ciudad Saná, y las cámaras de televisión difundieron el suceso en todo el país, mientras los espectadores capturaban las imágenes con sus teléfonos.

La ley de Sharia es la fuente de toda la legislación en Yemen, según un informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos Bajo esta ley, el asesinato es castigado con la pena de muerte, pasando por la voluntad de la familia de la víctima, quien tiene el poder de disminuir el castigo. Pero la ley no es explícita en cómo debe ser ejecutado un asesino cuando es sentenciado a pena de muerte.

VER TAMBIÉN:  El primer Hospital Veterinario GRATUITO de México es ya una realidad ¡Enhorabuena!

Mientras miles de personas lo observaban -inclusive niños-, un soldado abrió fuego y disparó cinco veces con un rifle, a través de la espalda de Maghrabi, quitándole la vida. El criminal yacía con las manos esposadas a la espalda sobre una manta en el suelo.

La ejecución tuvo lugar después de que un juez leyó la sentencia de muerte bajo la ley Sharia.

La ejecución atrajo a un número inusual de espectadores – algunos se posaron encima de los postes telegráficos y muchos miraban encima de los tejados – debido a que la víctima era de edad joven.


El padre de la niña dijo a periodistas después de la ejecución que sentía como si hubiera renacido:

Este es el primer día de mi vida, estoy aliviado ahora”, dijo el padre de la pequeña asesinada.

Mirror.co / Daily Mail

Esta es la primera vez desde julio de 2009 en que un yemení fue ejecutado por violar y asesinar a un niño de 11 años.

Actos humanos que nos hacen cuestionar si la naturaleza humana ha perdido su rumbo. Tanto por la bestialidad de haberle quitado la vida a una pequeña de 3 años, como por ampararse en una ley para tomar la justicia por la propia mano y acabar con la vida de un criminal. Dos vidas que se perdieron, con mayor y menor inocencia, pero vidas al fin.

No te vayas sin compartir esta impactante noticia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!