La viuda de Pablo Escobar habla de los traumas que lucha por superar –”Me casé con un psicópata”

Victoria Eugenia Henao contrajo matrimonio en 1976 cuando tenía 15 años con un vecino de 26 años que pasó de ser un hombre desempleado a convertirse en el narcotraficante más buscado del mundo y que causó las peores masacres en Colombia.

Ella era la esposa de Pablo Escobar, el hombre que hizo historia por cometer los delitos más atroces con el cartel de droga que dirigía, recientemente se han transmitido series de televisión inspiradas en este personaje, el narcoterrorista que fundó el Cartel de Medellín.

Llegó a ser uno de los hombres más ricos del mundo con una fortuna de 30.000 millones de dólares, controló más del 80% de la producción de cocaína en el mundo.

En la década de los 80 Escobar incursiona en la política mientras se dedicaba a hacer obras de caridad en las localidades más vulnerables de Colombia, muchos lo reconocían como “Robin Hood” y admiraban su labor a pesar de que era el responsable de la muerte de centenares de personas.

Cuando Pablo tenía 33 años, en diciembre de 1993 fue abatido en un enfrentamiento policial en Medellín.

Victoria no lo abandonó durante el tiempo que permanecieron casados, junto a sus hijos Juan Pablo y Manuela sobrevivía escondida entre el lujo de sus mansiones. Durante al menos una década estuvo completamente aislada.

Pero 25 años después ella decidió romper el silencio, quiere que la historia de Pablo Escobar no se repita y que no le rindan tributo a un “asesino megalómano”.

La viuda de Pablo Escobar tiene 58 años, vive en Buenos Aires, Argentina, donde se formó como coach, tiene un nieto de seis años, y publicó un libro llamado “Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar” el pasado 15 de noviembre donde revela secretos que jamás habían salido a la luz.

“Me ha costado 25 años encontrar la fuerza para hablar, he hecho terapias, retiros espirituales, estudié constelaciones familiares y me formé como coach”, dijo Victoria.

Además, relató: “Con los años me he dado cuenta de que me casé con un psicópata megalómano”.

Victoria se fue con sus hijos a Argentina, se cambiaron la identidad, pero la gente los reconocía y sufrieron una pesadilla, no querían a Juan Pablo ni a Manuela en ningún colegio, y la viuda de Escobar fue acusada de blanquear dinero, pasó 17 meses tras las rejas siendo inocente.

Uno de los secretos más impactantes que revela en su libro es que cuando tenía 14 años quedó embarazada producto de una violación perpetrada por Pablo, quien la llevó a una curandera para que la sometiera a un aborto.

Asegura que en esa época no se hablaba del sexo, y que no comprendía lo que ocurrió hasta que relató la experiencia a un psicoanalista.

Pensó en abandonar a Pablo y le pidió el divorcio en reiteradas oportunidades, sobre todo por conocer sus infidelidades, pero él lo negaba y le enviaba flores, tarjetas y detalles románticos.

Según el terapeuta de Victoria ella vivió en una cárcel emocional desde que fue víctima de la agresión sexual. Ahora se culpa por someter a sus hijos a ese aislamiento, y dolor.

“Si hubiera escapado, no sé si Pablo me hubiera dejado vivir”, dijo Victoria.

Cuando Pablo Escobar comenzó a adquirir poder y dinero, era conocido como un empresario importante, se relacionaba con muchos políticos. Hasta que decidió incursionar en la política Rodrigo Lara Bonilla, el ministro de justicia, sacó a la luz los delitos que había cometido.

Ese ministro fue asesinado por orden de Pablo Escobar, quien además en 1989 hizo estallar un avión de un vuelo de Avianca para matar al candidato presidencial César Gaviria acabando con la vida de 107 personas.

Victoria y sus hijos vivían en una choza en el campo, estaban aislados, ella no tenía a quién preguntarle sobre la veracidad de los horribles delitos que veía en las noticias y la implicación de su esposo.

Cuando Pablo Escobar se entregó y estuvo recluido en la cárcel de “La Catedral”, Victoria se propuso reconquistarlo.

Desde la muerte de Pablo Escobar, Victoria se enfrentó a los carteles de peligrosos narcotraficantes, conversó con ellos durante 365 días, asegura que lo hizo por salvar la vida de sus hijos.

“Vivíamos en un edificio militar. Yo iba sola a las reuniones con el cártel de Cali y nunca sabía si regresaría. Cumplí con todo lo que exigían, ellos y los militares se distribuyeron el dinero de Pablo, pero aun así querían la vida de mi hijo”, relató.

Ella les decía que los mataran a los tres, hasta que finalmente pudieron irse a Argentina.

Para Victoria no ha sido fácil superar tantos traumas producto de los atentados terroristas, de la violencia, el miedo, las infidelidades de su esposo, y la discriminación que sufría a pesar de vivir en aislamiento.

Muchas personas no son capaces de perdonarla ni de comprenderla, la condenan por haber amado a un narcoterrorista, otras le cuestionan si fue cómplice o víctima de Pablo Escobar.

Asegura que no se aferró al dinero ni al poder, pero que en una temporada se sintió muy complacida de tener un apartamento de lujo lleno de prestigiosas obras de arte.

“Dígame qué cuadro o qué florero se puede disfrutar cuando tienes tres allanamientos por semana”, relató Victoria.

Los agentes los ponían a todos contra la pared, buscaban a Pablo Escobar, drogas o dinero. La sometían a una excesiva presión psicológica, incluso la llevaban a su habitación para que les mostrara la ropa interior que guardaba.

Victoria asegura que ahora se siente feliz después de tantos años por haber roto el silencio, “He puesto mi corazón en contar la verdad y juro que es así por el respeto y el amor que siento por mis hijos y mi nieto”.

LV

El libro de Victoria es el primero en la lista de los más vendidos de Amazon.es, aunque algunos critican que obtenga beneficios económicos a través de sus testimonios, son millones de personas las que quieren conocer más sobre las intimidades de Pablo Escobar y su familia.

No te vayas sin compartir estas revelaciones en tus redes.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!