Viaja más 5 mil kilómetros para salvar a 30 perros y 2 familias en Ucrania

En Ucrania la situación sigue siendo desoladora, a pesar del dolor han surgido actos de solidaridad que dan esperanza. Como el gesto de un hombre español que viajó más de 5 mil kilómetros para salvar a más de 30 perritos, algunos no podían moverse.

En el trayecto, aprovechó la oportunidad para ofrecerle su ayuda a dos familias que querían huir de un país en guerra.

Albert Beigbeder, de 48 años, es el héroe que ha cambiado el destino de decenas de animalitos que necesitaban ayuda mientras sobrevivían en condiciones tan dramáticas.

“Sabes que hay momentos que no pueden esperar, y que las circunstancias están en contra, pero sí se puede intentar”, él está a cargo de la protectora de animales Aria Rescate, en Barcelona.

ucrania

Explicó que la iniciativa de ayudar a los animales de los refugios de Ucrania surgió de activistas de Málaga, España.

Él no dudó en emprender el viaje en el que la primera opción era transportar hasta 40 animales en una furgoneta.

“Desconocíamos cuál era la situación de los perros en Ucrania, pero teníamos miedo de que no los dejaran subirse a los trenes con sus dueños para abandonar el país, así que decidimos ir con la furgoneta para rescatar a todos los que pudiésemos”, explicó.

Albert hizo un recorrido durante dos días de ida y dos de vuelta, él y otros tres rescatistas asumieron todos los riesgos de acudir al lugar del grave conflicto. Pero estaban decididos a ofrecerles a esos animales la ayuda que tanto necesitaban.

“El viaje fue una paliza, especialmente el segundo día, en el que veíamos que no llegábamos y tuvimos que conducir durante 16 horas sin parar”, relató Albert.

Finalmente, llegaron a Medyka y allí esperaban rescatar a los perros de un refugio polaco, pero les advirtieron que los perros debían pasar un período de cuarentena.

Así que contactaron a residentes locales preguntándoles quiénes querían poner a salvo a sus mascotas fuera de Ucrania.

La primera en responder fue una chica con cuatro perros paralíticos, estaba muy agradecida de contar con esa oportunidad de darles la protección que ella no podía asegurarles.

Albert contó que el trayecto de regreso a España también fue complicado, especialmente por el control de esfínteres de los perritos que no tenían movilidad.

“El viaje de vuelta con los animales también fue complejo, porque uno de ellos, al tener la movilidad afectada, necesitaba que le provocáramos la orina apretando su vejiga, y otro tenía problemas para controlar las heces”, contó el rescatista español.

Su destino en España era Madrid, la organización Bichos Raros los estaba esperando para recibir a algunos de los perros rescatados y ponerlos en cuarentena.

Al finalizar la cuarentena, los perros seguirán siendo atendidos por veterinarios, cumplirán con su vacunación y garantizarán su bienestar hasta que tengan un hogar definitivo.

El objetivo principal de la ayuda que les han ofrecido a estos animales es que logren recuperarse, confiar de nuevo en los seres humanos en caso de que el trauma por el miedo les haya hecho temer a las personas.

Además de ayudar a los animales, Albert ayudó a traer desde Medyka, en Polonia, a dos madres con sus tres hijas que ya fijaron su nuevo hogar con sus parientes en Girona.

Ellas se encontraban en un centro de refugiados en Korczowa, Polonia, unos voluntarios de la frontera les informaron de su situación, necesitaban llegar a España para encontrarse con sus familiares que los acogerían en su casa.

“Al principio estaban muy calladas, al fin y al cabo, se vieron obligadas a fiarse de desconocidos para huir de su país, cogimos confianza comunicándonos a través del traductor de Google y una de las 3 hijas hablaba un poco de inglés”, relató Albert.

Los esposos de las dos mujeres tuvieron que permanecer en Ucrania por decreto del gobierno, para defender a su país. Gracias a la labor de héroes como Albert y los demás voluntarios, pudieron estar a salvo.

La labor de Albert y su equipo es grandiosa, así como la de todos los rescatistas que han dado todo para cambiar el destino de los animales que sufren también los estragos de esta situación tan dura e injusta que sufren en Ucrania.