«Vete a casa, ninguno sirve para ti»- Pierde su trabajo porque no tenían un uniforme de su talla

Aunque nos pueda parecer increíble, en pleno tercer milenio, a diario millones de personas sufren el rechazo de quienes consideran que la “belleza”, según sus cánones, es una cualidad imprescindible para laborar. La discriminación social por el aspecto físico es, en nuestros días, otra de las formas del poliedro maligno de la Intolerancia.

Una mujer española, de nombre Alba Nevado, denunció a través de una publicación que subió a sus cuentas de las redes sociales, que tras haberse postulado para un trabajo y ser contratada, la misma empresa la despidió porque no le quedó el uniforme que debía lucir.

El vídeo se hizo viral rápidamente. En las imágenes se observa a esta dama visiblemente afectada y conmovida. Y es que, durante la pandemia muchas personas han perdido sus trabajos, por lo que haber encontrado uno era una gran oportunidad para ella.

La empresa Best Way la contrató para trabajar como una de las azafatas de la Feria Internacional de Turismo (FITUR), celebrada en Madrid. Pero, sencillamente, terminaron rechazándola por su aspecto físico, al no quedarle un uniforme que era de talla única.

“En pleno año 2021 y siendo una época marcada por el supuesto aprendizaje del ser humano tras la vivencia de la pandemia, me he visto rechazada por mi talla y peso», dijo Alba al principio del video que publicó.

Asimismo, la afectada contó cómo al llegar a casa se percató que no le quedaba bien la ropa, por lo que al siguiente día fue a la compañía a pedir una talla más grande. Sin embargo, cuál no sería su sorpresa cuando lo único que encontró fueron comentarios despectivos hacia su persona.

“Me dicen que lo sienten mucho, pero que me mandan a mi casa porque no puedo trabajar sin uniforme. Como si el problema fuera mío. Yo no quiero que me traten como si fuera un problema y como si mi imagen fuera lo único que sirviera para trabajar en un puesto para el cual me siento suficientemente capacitada”, añadió Alba.

Miles de personas se solidarizaron con la también modelo y actriz. Tras la controversia, Alba Nevado subió otro video en el que contó que la compañía la contactó para ofrecerle una disculpa.

También añadió que la empresa le ofreció otro empleo, pero que no lo aceptó, ya que no se siente motivada, sino más bien ofendida. No goza de la misma empatía para atender a los clientes quienes no tienen la culpa de nada.

Por su parte, la empresa Best Way emitió un comunicado a través del cual mencionaron que Alba pasó todas las pruebas requeridas para la selección, y que un día antes del evento se proporcionaron uniformes a más de 100 personas a las que le sugirieron probárselos antes de ir a casa. Dicen que Alba no lo hizo, alegando que no tenía tiempo.

“El día del evento, y tras comprobar que no disponíamos de un uniforme adecuado y que no se podía dar una solución inmediata, se le solicitó que volviera a casa mientras se buscaba una nueva solución”, dijeron los portavoces de la compañía.

Según aseguran desde Best Way, ningún miembro del personal fue rechazado ni por su talla ni por su peso. Dicen que cuentan con soporte para el sector de los eventos con todo tipo de tallas, inferiores, iguales y superiores a la de Alba.

Comparte esta historia con tus familiares y amigos. Apostemos por la tolerancia. Todos somos iguales.