Una policía actúa ante un hombre que quería robarse 4 potitos para sus hijos de un supermercado

Es común que el personal encargado de la seguridad de los supermercados y otros establecimientos comerciales sorprendan a alguna persona intentando salir con un producto que no ha pagado.

En ese caso, se ven obligados a seguir el protocolo habitual que consiste en llamar a la Policía para que se acerque al lugar y arreste al ladrón.

Imagen referencial

Así lo hizo un vigilante de un supermercado de Zaragoza, España, al ver que un hombre de aproximadamente 30 años introdujo potitos (alimento para bebés de frutas/verduras) en el interior de su camiseta.

Se veía muy nervioso y al entrar al supermercado fue directamente al departamento de alimentación infantil.

Aunque nadie lo vio cometer el hurto, las cámaras de seguridad captaron el momento en el que intentó salir del supermercado sin pagar los productos. Así que el vigilante se acercó al hombre para hacerse cargo personalmente del caso.

Los clientes del supermercado que eran testigos del hecho, al ver los artículos que pretendía robar, se ofrecieron a pagarlos.

Lo único que él quería era obtener alimentos para sus hijos pequeños y no tenía medios para conseguirlos.

Los empleados del supermercado agradecieron la solidaridad de los clientes que manifestaron la intención de pagar los productos, pero alegaron que estaban en la obligación de llamar a la policía.

Cuando los agentes de la policía llegaron al lugar, uno de ellos supo que se trataba de un hombre que estaba en paro y ante la imposibilidad de no tener ningún ingreso económico no podía alimentar a sus hijos.

Había cometido el robo por desesperación y con el objetivo de llevarles algo a casa a los niños para que pudieran comer.

Ante la situación que sensibilizó a los agentes, el policía decidió no emprender acciones legales contra el hombre y le permitió marcharse.

El agente pagó de su bolsillo la comida infantil en el supermercado.

El hecho ocurrió el pasado 29 de mayo en un establecimiento del centro de Zaragoza, desde que se difundió en las redes la reacción del policía, muchas personas se han conmovido.

En este caso sucedió algo completamente inesperado, la policía no actuó con las medidas habituales.

Aunque no fuera el deber del policía, quiso colaborar con el hombre que estaba pasando por un mal momento.

Fue un acto de solidaridad dejarlo ir y pagar los productos que sustrajo del supermercado, en la cuenta de Twitter de la Policía Nacional han querido reseñarlo.

Se espera que el padre de familia tenga la oportunidad de encontrar un empleo y reciba la ayuda que necesita. Comparte este gesto que ha generado tantos comentarios.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!