Una pareja de abuelitos hace llorar a los sanitarios con su cita romántica en el hospital

Uno de los aspectos más desgarradores para los familiares y los pacientes de COVID-19 es el aislamiento en el cual el enfermo debe entrar una vez que es diagnosticado con el virus.

Sobre todo en los primeros meses de lucha contra la enfermedad, millones de personas fallecieron sin poder al menos despedirse de sus seres queridos. Estos terminaban por enterarse de la pérdida a través de las llamadas que realizaban los hospitales.

¡Cuánto dolor puede causar la imposibilidad de una despedida!

Ahora, a más de un año del primer brote del virus, la situación está más controlada en muchos centros de salud, y médicos y enfermeras tienen el tiempo necesario para acompañar a los pacientes de un modo más personalizado.

Tal como lo han hecho las enfermeras  Hannah Schlemer y Kim Presson del Hospital St. Elizabeth en O’Fallon, Illinois, Estados Unidos. Esto, después de descubrir el grado de interdependencia que había entre una pareja de esposos que estaban contagiados por el virus y llevaban semanas hospitalizados en el centro de salud.

Se trataba de los abuelos Frank Martínez, 93, y Masako ‘Terry’ Martínez, 86, a quienes Hannah y Kim sorprendieron con una emotiva cena romántica que se celebró en una de las habitaciones. Las mujeres descubrieron que sus pacientes eran esposos y que cada uno «dependía mucho del otro», por lo que creyeron que un breve encuentro les ayudaría a salir adelante.

Las enfermeras decoraron la habitación de Masako, antes de llevar a su enamorado esposo y veterano de guerra con quien compartiría una emotiva cena romántica.

Apenas entró al cuarto, el corazón del hombre que luchó en la Segunda Guerra Mundial, en Corea y en Vietnam se quebró. Frank no pudo contener la emoción de estar de nuevo junto a su amada.

El veterano Frank Martínez en el año 2017.

Los esposos Martínez han estado casados durante 63 años, así que el vínculo que hay entre ambos es inquebrantable. Apelando a esta realidad y en consideración el efecto del aislamiento que los mismos médicos han visto en los pacientes, el hospital dio autorización para que se realizara en pequeño encuentro.

«Los colegas del HSHS St. Elizabeth’s Hospital han visto de primera mano cómo las precauciones de seguridad y las pautas para los visitantes han afectado a los pacientes durante todo el año durante la pandemia».

Durante la celebración que las enfermeras bautizaron como Dinner Date, Frank y Masako pudieron tomarse de las manos. La emotiva foto del encuentro ha circulado en redes sociales y muchos usuarios decidieron aplaudir la buena voluntad y disposición de estas trabajadoras de la salud.

El amor y la felicidad pueden ser una gran medicina en estos casos, comparte esta tierna historia y envíale tus bendiciones al par de abuelitos. ¡Que se recuperen pronto, esposos Martínez!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!